Un acto "contra la intolerancia" tras la vandalización de la memoria del último superviviente español de Mauthausen

Piedra de la memoria de Juan Romero puesta en Torrecampo y hueco dejado al arrancarla.

Torrecampo, la localidad cordobesa donde nació Juan Romero -el que fuera último superviviente español del campo nazi de Mauthausen-, ha celebrado este domingo un acto "contra la intolerancia", después de que este sábado fuera arrancada la placa de la piedra de la memoria en homenaje a Romero, que se había colocado poco antes en el municipio junto a la de otros cinco vecinos que pasaron por campos de concentración.

El acto, que ha tenido lugar este domingo, 24 horas después del suceso, en la Casa de la Cultura de la localidad, ha incluido la lectura de un manifiesto "por la democracia, la justicia y la libertad", en una intervención que se ha podido seguir por las redes sociales del Ayuntamiento en directo y en la que han participado la Asociación Stolpersteine y Amical de Mauthausen, otros campos de concentración y víctimas del nazismo en España. El acto ha precedido a las actividades de las Jornadas sobre Memoria Histórica que en estos días se celebran en el municipio, parte de las cuales fue la colocación de las placas en homenaje a seis vecinos deportados a campos de concentración, entre ellos Juan Romero.

Hay que recordar que este sábado, el municipio de Torrecampo -de poco más de 1.000 habitantes- acababa de homenajear a Juan Romero Romero, vecino de la localidad ya fallecido y el que fuera último superviviente español del campo de concentración nazi de Mauthausen. Poco después, arrancaron la placa que le homenajeaba, un 'stolpersteine' o piedra de la memoria, con el cemento que la sostenía aún fresco. La propia alcaldesa de Torrecampo, Francisca Alamillo (PSOE), denunciaba los hechos, que se pusieron de inmediato en conocimiento de la Guardia Civil. El Instituto Armado confirmó a Cordópolis que había abierto una investigación para esclarecer lo ocurrido. 

Romero fue el último superviviente español del campo de concentración nazi de Mauthausen. Natural de Torrecampo (Córdoba) y fallecido en 2020 a los 101 años, fue homenajeado en vida por el Gobierno de España y, a título póstumo ya, reconocido como Hijo Predilecto por la provincia de Córdoba, distinguiendo su ejemplo, su vida, su memoria y su legado, que también se reconocía ahora en su pueblo natal.

Luchó desde los 17 años en la Guerra Civil y después de participar en varias batallas, cruzó la frontera hacia Francia, donde llegó a alistarse en la Legión Extranjera, combatiendo al fascismo. Allí fue hecho preso y enviado al campo de concentración de Mauthausen, donde estuvo desde 1941 hasta su liberación en 1945. Desde entonces asentó su vida en la población francesa de Ay-Champagne, donde finalmente falleció.

Manifiesto: "Un acto vil, cobarde e incomprensible para los demócratas"

En el acto organizado este domingo tras la vandalización de la piedra de la memoria de Juan Romero, se ha dado lectura al siguiente manifiesto:

"Ayer volvieron del olvido 6 torrecampeños que sufrieron el horror nazi. Sus nombres volvieron al pueblo que les vio nacer y sus historias, en pequeños cubos de hormigón y latón, quedarán grabadas en las aceras de nuestro pueblo. Un honor, un orgullo para Torrecampo y un alivio para sus familias, que durante años han anhelado que este momento llegara.

Pero ayer también se produjo un acto vil, cobarde e incomprensible para los demócratas. Intentaron borrar, otra vez, sus nombres, como lo hicieron los nazis hace 80 años. Esta vez robaron la historia de Juan Romero Romero, nos robaron a todos, porque su historia es nuestra Historia, una Historia que se ha querido mantener en el anonimato durante demasiado tiempo para que no supiéramos que esos hombres, que habían combatido contra el nazismo, también lo habían hecho contra otro totalitarismo, el franquismo. Y, en los dos casos, para defender la libertad y la democracia.

¿Qué tipo de personas pueden llevar a cabo algo así? ¿Quién puede estar tan cargado de odio y fanatismo? La respuesta es fácil, alguien que no respeta los derechos humanos.

Desde el Ayuntamiento de Torrecampo, la Asociación Triángulo Azul Stolpersteine de Córdoba y la Amical de Mauthausen y otros campos, defendemos la convivencia basada en los principios de tolerancia y solidaridad, libertad y justicia, pluralismo y diversidad cultural, diálogo y entendimiento a todos los niveles de la sociedad, que favorezcan una convivencia en paz y democracia.

Asimismo, reafirmamos nuestro compromiso por erradicar todas las formas de intolerancia y denunciamos, alto y claro, que actos vandálicos como el de ayer son abominables. Que el fanatismo y la violencia no deben entrar en nuestras vidas, que nuestra sociedad debe alejarse de estos extremismos tan peligrosos y que el único camino es trabajar juntos para alcanzar una cultura de solidaridad, tolerancia y derechos humanos".

Etiquetas
Publicado el
27 de junio de 2021 - 10:40 h
stats