Protestas animalistas por la concentración de rehalas

Concentración de los animalistas | ARCA DE NOÉ
Las protectoras se han concentrado junto a una de las actividades centrales de Intercaza, en los jardines de Colón

Desde hace años, Intercaza ha aprovechado su celebración para hacer una concentración de rehalas de perros para uso cinético. Y en todas las ocasiones, los grupos de protección de los animales como El Arca de Noé y Pacma se han concentrado, a su vez, para protestar por el trato que reciben los canes a manos de los cazadores.

Este domingo, la concentración se ha realizado de nuevo en los jardines del parque de Colón, junto a la Diputación, en cuya explanada se ha vivido esta semana la feria cinegética más importante de la provincia.

Un grupo de activistas se ha acercado con sus propios perros y carteles para protestar por la presencia de los cazadores con sus canes y el apoyo de la administración

pública a una actividad que, según los colectivos, implica claras violaciones a los derechos más básicos de los animales.

"Desde Pacma, denunciamos públicamente las condiciones en los que los rehaleros han tenido a los cientos de podencos que han participado en el Encuentro Nacional de Rehalas de Intercaza", han publicado en sus redes sociales.

Y es que los perros vuelven un año más a ser protagonistas de Intercaza con el quinto Concurso Morfológico de Galgo Español y exhibiciones de rastro de zorro con perro de la especie Jagd Terrier y Teckei. Pero no todos ven con los mismos ojos esta realidad. Ecologistas en Acción, a través de una nota de prensa, señala que este tipo de actividades "oculta la relación asimétrica y de crueldad que existe entre la mayoría de los cazadores y los perros, utilizados como medios auxiliares para la práctica de la caza en sus distintas modalidades".

En este sentido, Ecologistas afirma que "el paradigma de la relación cooperativa en el mundo de la caza lo representa en vínculo que se establece ente el cazador y el perro". Una relación donde, subrayan, "el rehalero, el galguero o cazador de a pie, aprovecha el instinto de cazar, sus capacidades predatorias, en su propio beneficio. Esta relación utilitaria supone para miles de perros un auténtico calvario y una muerte generalmente prematura y en ciertos casos, violenta".

Etiquetas
Publicado el
2 de octubre de 2016 - 19:22 h