Un primer balance del regreso a las aulas infantiles

Escuela Infantil Jardinalba | MADERO CUBERO

Hoy se cumplen 15 días desde el inicio del curso escolar 2020/2021 en las escuelas infantiles de Córdoba. Muchos días de preocupación e incertidumbre que se saldan con un balance positivo, que calma, pero no por eso debemos bajar la guardia con respecto a las medidas de seguridad, tanto dentro como fuera de los centros educativos.

El equipo educativo de la Escuela Infantil Jardinalba detalla de primera mano cómo está siendo esta vuelta al cole tan complicada pero a la vez necesaria para todos.

Sandra Ruiz, directora del centro, cuenta que ha sido un verano largo y lleno de incertidumbre: “por las noches era complicado dormir pensando que aún quedaba mucho trabajo por hacer, y lo más complicado, como trasladar a niños de 0 a 3 años un protocolo de higiene y seguridad”. En este centro, el conjunto de medidas adoptadas se encaja dentro del llamado Protocolo Burbujita. “Nuestro principal objetivo con este guiño comunicativo es no caer en el miedo como recurso educativo ya que este puede tener efectos contraproducentes y conseguir el efecto contrario, en definitiva se trata de reducir la ansiedad que ya genera la situación actual, adaptándola al nivel de desarrollo de nuestros peques”.

Entre todas las medidas de seguridad adoptadas por el centro están la prueba PCR al inicio del curso, desinfección y control de todas las personas, alumnos y objetos que entran en el centro, toma de temperatura en la entrada, desinfección y ventilación de todo el edificio tres veces al día, además de otras medias para convertir la escuela infantil en una burbuja donde los pequeños y sus familias puedan sentirse cómodos en un entorno de seguridad e higiene óptimos para su desarrollo educativo y personal.

También cabe resaltar que estas medidas de seguridad pasan por el compromiso de responsabilidad adoptado por parte de todos los familiares y tutores de los alumnos, así como de todo el personal educativo y externo.

Etiquetas
stats