El precio del aceite de oliva se vuelve a hundir

Aceite de oliva | PIXABAY

El precio del aceite de oliva se ha vuelto a hundir en la última semana, cuando productores y comercializadores apostaban ya por una estabilidad. De hecho, todos los tipos de aceite están ya por debajo de los tres euros, tras una caída media de 15 céntimos en tan solo una semana. Ahora, los vírgenes extra se pagan a una media de 2,91 euros el kilo, los vírgenes a 2,70 euros el kilo y los lampantes a partir de 2,64 euros el kilo.

No se pagaba tan poco por un litro de aceite de oliva desde el año 2015, y el descenso de precios empieza a recordar lo que pasó en las campañas de hace 15 años, cuando se pagaba una media de 2,50 euros. Los productores empiezan a temer el inicio de una crisis de incalculables consecuencias producto de varios factores: la caída del consumo nacional después de una temporada con precios históricamente altos y un exceso de oferta. También empiezan a pensar que las comercializadoras están guardando producto para venderlo cuando se recuperen los precios.

Desde la patronal agraria Asaja aseguran también que en esta última semana las salidas al mercado de aceite de oliva también se retrayeron siendo casi la mitad que la semana anterior.

De hecho, este descenso de precios empieza a repercutir en el consumidor. En algunos supermercados comienza a haber botellas con el litro a un precio inferior a los cuatro euros, una tasa desconocida en los últimos cuatro años. Los comercializadores empiezan a bajar también los precios para volver a competir con el girasol, que está empezando a hacerse con el consumo nacional.

De hecho, las empresas adheridas a la Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles (Anierac) vendieron 154,24 millones de litros entre todas las categorías durante el primer trimestre, un 4,54 % menos respecto al mismo período de 2017. De este volumen, 86 millones de litros corresponden a aceites de semillas, tras una subida del 3,03 % interanual, categoría que lidera el de girasol, con 75,07 millones de litros, el 2,46% más.

Si bien los volúmenes son pequeños, llaman la atención las subidas del 7,6 % los aceites “mezcla de semillas” y del 22,10 % del de soja, si bien cae de forma considerable el de maíz (-27,32 %).

Mientras tanto, la suma de todos los aceites de oliva vendidos alcanzó 64,36 millones de litros y bajó el 12,15 % de media, aunque los vírgenes (incluye vírgenes y vírgenes extra) retrocedieron el 14,30 % y los refinados (suma de “suaves” e “intensos”), un -10,17 %. El consumo nacional de aceites de olivas no levanta cabeza y los semillas siguen fagocitando una parte de su tradicional mercado.

Etiquetas
stats