La playa de Córdoba se queda sin agua: la promotora no ha desarrollado el proyecto

Proyecto de playa urbana desarrollado por Crystal Lagoons en Egipto.

La playa artificial de Córdoba, el gran lago que una promotora proyectó al otro lado de la Autovía del Sur (A-4), junto a la ciudad deportiva del Córdoba Club de Fútbol, parece que se queda sin agua. O al menos, el proyecto que fue anunciado el verano pasado con estridencia se ha quedado en un punto muerto.

En julio del 2017, la multinacional Crystal Lagoons presentó una documentación previa en la Gerencia Municipal de Urbanismo de Córdoba donde anunciaba su intención de construir un gran lago artificial a modo de playa urbana en los terrenos de El Arenal. La multinacional tenía que concretar sus intenciones, que fueron muy bien acogidas en la ciudad, en el mes de septiembre. Pero según confirman fuentes municipales, la reunión no se celebró y desde entonces no se tienen noticias de un proyecto que se quedó esbozado de manera muy inicial.

La multinacional llegó incluso a inscribir su proyecto entre las decenas que tiene en su página web. Estos días, el plan de construir una playa artificial en Córdoba desaparecía de su web. Las fuentes consultadas han insistido en que no tienen respuesta alguna de la compañía.

El proyecto cordobés era complejo. Necesitaba de innovaciones urbanísticas y de la propiedad de unos suelos que están en discusión. De hecho, la mayoría de las promociones de este tipo llevan aparejadas o campos de golf o grandes bolsas de suelo residencial.

Crystal Lagoons es una compañía multinacional con 16 oficinas alrededor del mundo, que ha desarrollado y patentado “una tecnología única, que permite la construcción y mantención de lagunas cristalinas de tamaños ilimitados a muy bajos costos, ofreciendo un estilo de vida de playa idílica en cualquier lugar del mundo”, como señala la propia empresa. En España ya han iniciado los trámites para una promoción en Casares (Málaga), llamada Alcazaba Lagoons, próximo a Estepona y Marbella, un complejo de segunda residencia orientado a turistas europeos de clase media, especialmente de Alemania, el Reino Unido y Holanda, que se encontraba paralizado y que se ha visto relanzado con esta iniciativa. Situado en un terreno de 30 hectáreas, albergará una laguna cristalina de 1,5 hectáreas que permitirá la práctica de deportes náuticos sin motor, con una inversión prevista superior a 121 millones de euros.

Crystal Lagoons ha registrado más de 1.500 patentes en 190 países. La multinacional de innovación busca con la instalación de sus lagunas de agua cristalina en lugares públicos llevar la vida de playa idílica a urbes alejadas del mar y transformar completamente estos espacios comunitarios donde poder practicar incluso deportes náuticos. Asimismo facilita un mayor uso de los parques y otras áreas urbanas por parte de la ciudadanía; mientras que su incorporación a un proyecto inmobiliario o turístico, según sus promotores, “cambia completamente el paisaje y transforma los lugares en paraísos playeros, aportándoles un enorme valor”.

De hecho ya tiene 600 proyectos en diferentes etapas de desarrollo y negociación en 60 países, ya sean de carácter público o de uso privado. La compañía prosigue negociando el desarrollo de otros proyectos en Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía.

Etiquetas
stats