Los peritos acusan a Gómez de disfrazar de ventas lo que era reparto de beneficios

Rafael Gómez, en la Audiencia Provincial | MADERO CUBERO

La sexta jornada del juicio al empresario Rafael Gómez y sus hijos por un presunto fraude a la Hacienda Pública se ha centrado este miércoles en las “anomalías” en la declaración de impuestos del IRPF del propio empresario. Sobre ello, los peritos de la Agencia Tributaria han puesto de manifiesto una operación de venta de la finca La Porrada propiedad de Gómez y su esposa a una sociedad de la que ellos mismos eran socios, Mezquita Sur Inversiones S.L. con un “sobreprecio”, al venderse por 18,5 millones de euros cuando la tasación de los peritos la valora en unos 11 millones.

Para los inspectores de Hacienda esa acción “disfrazó como operación de venta encubierta lo que no era sino un reparto de beneficios”. La Fiscalía sostiene que Gómez y sus hijos mantenían una “mecánica” que consistía en retirar en efectivo dinero a lo largo del año de sus sociedades -60 millones en los ejercicios juzgados- sin que quedara constancia de quién lo retiraba, para a final de año “saldar esa deuda” vendiéndose por las personas físicas a una sociedad del grupo, que pasaba a ser así la deudora de ese dinero.

Para los peritos de la Agencia Tributaria “nos pareció que lo que había detrás era un reparto de dividendos del grupo por la vía de sobrevalorar la transmisión de activos”, la finca en este caso. Solo en el ejercicio 2004 en el que a fecha 31 de diciembre se efectuó la venta de la finca, Gómez y su familia retiraron 20 millones de euros en efectivo de sus sociedades, prococando un “empobrecimiento financiero” según señala la Fiscalía.

Además, el beneficio obtenido por Gómez por la venta de la finca “debía tributar en el régimen general y no como plusvalía”, con el beneficio fiscal que no hacerlo así suponía. Sobre estas actuaciones, los peritos han puesto de manifiesto que suponen una “aplicación manifiestamente incorrecta de la normativa tributaria”.

La defensa, por su parte, ha dmitido algún ajuste que la Agencia Tributaria hizo sobre el IRPF de Gómez en este ejercicio, si bien han negado el sobreprecio de la finca y han puesto de relieve que hubiera sido exigible una tercera tasación de la misma.

En esta sesión del juicio ha proseguido la declaración de los peritos, los inspectores de Hacienda que hicieron la inspección a Gómez -llamados por la Fiscalía- y tres expertos -abogado, auditor y profesor de derecho financiero y tributario-, llamados por la defensa del empresario.

Etiquetas
stats