El palio de la Esperanza del Valle: verde y oro, alegre y clásico

María Santísima de la Esperanza del Valle | MADERO CUBERO

María Santísima de la Esperanza del Valle saldrá a la calle bajo palio en estación de penitencia a la Catedral por primera vez el próximo Jueves Santo. Lo hará en un paso que ha tardado más de una década en completarse en una primera fase que irá muy avanzada tanto en orfebrería como en bordado. La hermandad de la Sagrada Cena no quería que su titular, que talló Miguel Ángel González Jurado y que fue bendecida en 2001, saliera en Semana Santa de cualquier forma.

El conjunto será verde y oro en las bambalinas, donde hay bordados también en sedas, y llevará un aire "alegre pero clásico", según indicó el diputado mayor de gobierno de la cofradía de Poniente, José María Pérez, a EL CIRINEO. Será en la música que pondrá la banda Tubamirum, de Cañete de las Torres, y en el andar de la cuadrilla de costaleros que mandará el capataz Juan Carlos Vidal, quien señaló que tiene la idea de que el paso vaya "de frente sobre los pies y elegante, con mucha personalidad". Además, la Virgen irá "con marchas de cornetas y alguna pincelada más seria en ocasiones".

El diseño de todo el conjunto corresponde a Julio Ferreira, que ha seguido a la hora de dibujar las pautas de la ornamentación de los siglos XVI y XVII. Manuel Valera se ha encargado de la orfebrería. La que saldrá será casi toda definitiva: las jarras de plata, gran parte de las piezas de candelería en metal plateado, material del que están realizados los varales, sobre los que Valera indica que son "muy complejos, muy heterogéneos, no tienen ningún tramo igual que otro, desde la base a la perinola final, estrechándose en altura, con mucho realce y cabezas de angelitos".

Su diseño, que la cofradía no quiere difundir aún, es muy original y da personalidad a este paso como ocurre con el resto de piezas. Es el caso de los 18 broches de las caídas de las bambalinas, en metal dorado con esmaltes y pedrería. Manuel Valera comentó que "le dan una personalidad muy fuerte al palio, se han probado y el movimiento es muy bonito y ayudan en ese andar elegante y a la vez alegre que busca la cofradía, pues llevan un sistema de bisagra que le da un movimiento uniforme".

Las bambalinas, que tienen la peculiaridad de que no llevan fleco, son de terciopelo verde bordado en su exterior en hilo de oro y sedas por Mercedes Castro, que ha hecho un gran trabajo. La frontal y la trasera fueron encargadas en 2008 y el actual hermano mayor firmó la ejecución de las laterales. Según señala Mercedes Castro, se comenzó con el estudio junto al diseñador Julio Ferreira para ver cómo se iba a ejecutar cada una de las piezas de la bambalina en cuanto a brillos y mates, ya que en el tipo de punto se afianza la utilización del cetillo, que predomina en la mayor parte, y con la peculiaridad de puntada muy pequeña o corta.

Otras piezas van tejidas a modo de perfilado con hilo de torzal siguiendo el movimiento de cada elemento pero sin que aparezca ningún punto ya que este tipo de tejido no se suele ver en bordados actuales sino en paramentos sacros como casullas y ternos de los siglos XVI y XVII. Cabe destacar las sedas con distintos tonos y realizados con minuciosidad llamado punto milanés. La ejecución ha sido avanzada en el tiempo según las prioridades que la hermandad ha tenido, marcando la corporación de la Sagrada Cena el tiempo de realización y terminándose el bordado exterior a finales de 2018.

Faldones, manto y toca

Irán sin bordar las faldones, del mismo color que las bambalinas y el techo de palio, y que ha confeccionado Jesús Rosado, de Écija, que también es el autor del manto que será igualmente verde pero en un tono más oscuro que el palio. Rosado ha realizado igualmente la toca de sobremanto de malla de nudos hecha a mano con encaje de hojilla preparada para que se pueda bordar en el futuro. Los respiraderos serán provisionales y la Virgen irá sobre una peana cedida por otra hermandad, indicaron fuentes de la hermandad.

El diputado mayor de gobierno de la hermandad se refirió al reparto de papeletas de sitio, que al parecer ha sido similar en número al del año pasado, según indicó. Los deseos de la hermandad es que la mitad del cortejo vaya en el tramo de Virgen, cuyos nazarenos llevarán el cubrerrostro y botonadura de color verde y cíngulo blanco y verde, a diferencia de los del Señor de la Fe que lo llevan rojo por ser la hermandad sacramental y representar la institución de la Eucaristía.

Aunque ha terminado oficialmente el plazo de retirada de papeletas de sitio, la corporación espera que más hermanos se unan al tramo de palio en las próximas semanas. La respuesta de los cofrades de la Sagrada Cena ha sido muy buena a las campañas que ha puesto en marcha la hermandad para ofrecer flor, marchas y cera a la Virgen de la Esperanza del Valle. En este sentido, José María Pérez aseguró que ya están pagadas más del 80 por ciento de las velas del paso, que contará con casi 90 piezas de candelería.

Etiquetas
stats