Paco Morales reivindica la cocina del barrio de la Fuensanta en un homenaje a su familia

Pregón de la Velá de la Fuensanta | TONI BLANCO

"En la Fuensanta las cosas se han hecho de manera natural". Tan natural como que tiene entre sus hijos a dos estrellas Michelin de gastronomía. Una de esas estrellas, que recorre el firmamento gastronómico ahora desde Cañero, es Paco Morales, el cocinero que este jueves fue el encargado de inaugurar la Velá de la Fuensanta con su pregón desde la popular Plaza del Pocito.

Paco Morales convirtió su pregón en una reivindicación de la cocina de la Fuensanta, de sus ancestros y, sobre todo, de su familia. De hecho, Morales comenzó a hacer sus pinitos desde los fogones del popular Asador de Nati. Nati es su madre, una vecina ilustre, ya jubilada, que ha regentado uno de los establecimientos más populares de la ciudad, recordado por el propio alcalde, José María Bellido, en la presentación de Paco Morales. El Asador de Nati está regentado ahora por Sara, la hermana de Paco.

A todos sus familiares, herederos de "la abuela Aurora que entre 1963 y 1964 vino de Montilla a los pisos grises de la Fuensanta", nombró en un emotivo pregón en el que Morales no usó papeles (pidió disculpas a los medios de comunicación por no tener nada escrito, y también a los vecinos, con los que les es más cómodo hablar de tú a tú, y no desde un escenario).

"Llevo varios días sin dormir", confesó, ya que destacó que el pregón es uno de los acontecimientos más importantes de su vida. "Esto es un homenaje a todos los padres, a todos los vecinos mayores de 50 años. E el momento de daros las gracias y devolveros todo lo que habéis hecho de nosotros", dijo, en su homenaje improvisado a los vecinos.

Desde su atril citó a la "familia García del Choco", primera estrella Michelín de la ciudad. "Tiene mérito que familias emprendedoras y sin recibir nada a cambio han luchado por el barrio de esta manera. Para mí tienen todos mis respetos", dijo de su amigo Kisco, familia de su peluquero.

Paco Morales concluyó el pregón brindando con sus vecinos, con los que compartió un buen rato después, y subiendo al escenario a toda su familia. Pero es jueves, el restaurante Noor sigue funcionando a tope y Morales tuvo que regresar. Cocinero de barrio. También en el día de su pregón.

Etiquetas
stats