El Pabellón de la Juventud, ¿un jeroglífico indescifrable?

Pabellón polideportivo de la Juventud en el Sector Sur | MADERO CUBERO

El diputado socialista por Córdoba Antonio Hurtado no sale de su asombro con el proceso de cesión del Pabellón de la Juventud de la capital. Lo que debiera de ser un sencillo proceso parece haber entrado en un punto que el político define de "jeroglífico indescifrable". Especialmente después de la última respuesta parlamentaria que le ha dado el Gobierno por escrito y en la que el Ejecutivo deja la pelota en el tejado del Ayuntamiento y anuncia que está a la espera de la "hoja de ruta" que marque el gobierno local.

"¿Qué hoja de ruta? Lo único que tiene que hacer el Ayuntamiento es aceptar la cesión y como mucho la inscripción del derecho", zanja Hurtado. "El expediente administrativo debe ser de aceptación de la cesión. No entiendo que esté en su tejado. Dudo de la respuesta puesto que primero dice que es el Ayuntamiento quien está tramitando el expediente de cesión gratuita del inmueble, cuando en realidad quien cede es el Patronato de Huertos Familiares", añade el diputado.

Hurtado está sorprendido de que la Subdelegación del Gobierno haya "repetido por dos veces los acuerdos de liquidación y no liquide, mientras anuncia de forma insistente una cesión de uso que tampoco materializa, insistiendo en que el expediente está en el tejado del Ayuntamiento", subraya. Todo eso, a Hurtado le suena a que "cuando no es capaz de resolver algo, tiene que buscar un culpable que, en este caso, es el Ayuntamiento".

En enero de este año, el subdelegado del Gobierno anunciaba que ya se había encontrado una solución a la problemática cesión al Ayuntamiento del Pabellón de la Juventud. Pero casi siete meses después, la cesión no se ha materializado. ¿Qué está pasando?

Los abogados tanto del Ayuntamiento como de la Subdelegación del Gobierno están consensuando un convenio que evite futuros quebraderos de cabeza. El objetivo es que una vez firmado, el Ayuntamiento pueda inscribir a su nombre el edificio y tener las llaves.

La Subdelegación intentó permutar el pabellón por otros suelos en la ciudad, pero descubrió que tenía que pagar 80.000 euros en impuestos, un dinero que no tenía. Ante ello, los asesores jurídicos de la Subdelegación optaron por la cesión. El Ayuntamiento la aceptó. Las dos administraciones se intercambiaron un borrador de convenio que no ha satisfecho a las partes y se encuentran negociando. Mientras tanto, el tiempo pasa y los vecinos temen que tampoco en este mandato vean las obras del pabellón acabadas.

Etiquetas
stats