El olivar ha crecido un 4,3% en los últimos siete años

Una zona de olivar de montaña.
En este tiempo han aumentado espectacularmente los cultivos de frutales de cáscara, subiendo en un 150%

La superficie dedicada a olivar en la provincia de Córdoba se ha incrementado un 4,3 por ciento desde 2009, hasta llegar a las 350.124 hectáreas, según ha informado el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía en Córdoba, Francisco Zurera, haciendo uso de los datos que ofrece el Sistema de Información Geográfica de Identificación de Parcelas Agrícolas (Sigpac).

Zurera ha agregado que esta cifra supone el segundo lugar en la provincia, donde el principal uso es la tierra arable, con 422.365 hectáreas. Asimismo, el delegado ha detallado que las dinámicas que muestran ambos usos “son muy distintas”.

Así, desde 2009 las tierras arables han experimentado una reducción del 9,3 por ciento, desde las 465.820 hectáreas hasta la cifra actual. Por otro lado, la superficie dedicada a olivar se ha incrementado un 4,3 por ciento desde 2009, pasando de 335.819 hectáreas las 350.124 actuales.

En lo que se refiere a pastos y pastizales, Zurera ha indicado que actualmente alcanzan las 391.429 hectáreas de forma agregada, que supone alrededor de un cinco por ciento más de superficie que en 2009. Los tres epígrafes que conforman este apartado, sin embargo, han evolucionado de manera distinta.

Si en los últimos años los pastos arbustivos y los pastizales se han reducido cerca de un 13 por ciento para alcanzar las 117.286 y 36.392 hectáreas, respectivamente, los pastos arbolados han crecido cerca de un 20 por ciento, ocupando actualmente 237.751 hectáreas.

Otros datos del Sigpac 2016 que Zurera ha destacado son las 11.755 hectáreas de cítricos (incremento de un tres por ciento desde 2009), las 5.878 hectáreas de viñedo (descenso del 20 por ciento, aunque estabilizado en los últimos años) y las 5.464 hectáreas de frutales (reducción del 22 por ciento).

En términos porcentuales destacan las actuales 1.477 hectáreas de frutales de cáscara, un 150 por ciento más que en 2009. Aunque predominen los almendros, con 1.051 hectáreas, son de destacar los fuertes incrementos recientes en pistacho (que ya alcanzan las 332 hectáreas) y de nogales (con 90 hectáreas), según datos de 2015.

En un análisis pormenorizado, en 2016 hay 18.030 hectáreas de olivar que tenían un uso distinto en 2009. El crecimiento de olivos, con variada casuística, se ha realizado a costa principalmente de superficie de tierras arables (11.759 hectáreas), aunque también son significativos los cambios de uso de viñedo a olivar (1.439 hectáreas) y de frutales a olivar (1.437 hectáreas).

Finalmente, existen en la actualidad 53.943 hectáreas que en 2009 eran tierra arable y actualmente no lo son, puesto que 17.099 hectáreas han pasado a ser pasto arbolado, las mencionadas 11.759 hectáreas que son ahora olivar y las 8.275 hectáreas que se han convertido en pasto arbusto.

Etiquetas
stats