Los nuevos actores políticos aún sin representación agitan Capitulares

Panorámica del Pleno del Ayuntamiento | ÁLEX GALLEGOS

A horas de que acabe el 2018, Capitulares es un edificio de vacaciones. Tras una última semana del año frenética, donde se corrió todo lo que se pudo para aprobar, sobre la bocina, expedientes de contratación y obra, compra de vehículos y se hicieron vitales transferencias de capital a empresas públicas (en tres días se han celebrado un pleno extraordinario y tres juntas de gobierno local), la sede del Ayuntamiento de Córdoba arrancará el año mirando ya directamente a mayo. En cinco meses habrá elecciones municipales y nuevos concejales y partidos se sentarán en el salón de plenos.

Ha sido un final de año extraño. Las elecciones andaluzas del 2 de diciembre han enrarecido un ambiente en Capitulares donde ya no se hacen previsiones. El vuelco electoral en Andalucía, inesperado, ha hecho saltar por los aires las pretensiones de uno y otro partido. Y, sobre todo, los nuevos actores políticos han agitado la vida en Capitulares de manera inusitada donde nadie se atreve a hacer una previsión.

El 2019 arranca con varias incógnitas. La primera es saber con quién y con qué fuerza entrará Vox en el Ayuntamiento. Se da por hecho que la formación de ultra derecha se sentará en el salón de plenos de Capitulares, algo impensable antes del 2 de diciembre para muchos analistas políticos. Vox llegó a tocar a Ricardo Rojas, exconcejal del PP que se presenta también a las elecciones pero con otro partido, llamado Acción por Córdoba. Rojas no quiso presentarse por Vox y ahora la formación que lidera Santiago Abascal busca candidato en Córdoba. Probablemente, como en el caso del Parlamento andaluz, será desconocido. O alguno que sí que se presentó en la lista electoral a las andaluzas.

Tampoco tiene candidato Ciudadanos. Su portavoz, David Dorado, ha mostrado su intención de presentarse. La formación naranja, ahora con poder en Andalucía y muchos cargos por designar, iniciará el proceso de primarias en enero. La intención es que en la primera semana de febrero como muy tarde haya un candidato. Sobre más nombres más allá de Dorado se ha especulado con muchos, algunos desconocidos y otros muy conocidos. En Capitulares también se hacen apuestas sobre cuánto va a remontar Ciudadanos en el salón de plenos y a costa de quién.

Los nuevos actores, el nuevo panorama que ha surgido en Andalucía, han agitado el clima político en Capitulares. No mucho en el PP. A diferencia de lo que ocurre a nivel nacional, su candidato en Córdoba José María Bellido ha mantenido un perfil bajo en las últimas semanas tras las elecciones andaluzas. Los populares tienen ahora que gobernar en la Junta y elegir también a muchos cargos provinciales, algo que desde luego despejará la lista electoral del propio Bellido. No obstante, habrá sorpresas en su candidatura, donde es previsible que muchos de los concejales que acumulan varios mandatos no repitan.

La debacle andaluza ha agitado también las aguas en el bloque de la izquierda. En el PSOE la alcaldesa, Isabel Ambrosio, ha tratado de tomar la iniciativa presentando propuestas y demandas sobre una Córdoba industrial y logística. Ambrosio tendrá también que confeccionar una lista que no va a ser fácil. La salida de altos cargos de la Junta complicarán a buen seguro la candidatura, donde muchos querrán dar el salto de la política autonómica a la municipal.

Mientras, en la confluencia de Podemos e Izquierda Unida parece que las aguas estén algo calmadas, aunque atentas. La derrota electoral y la entrada de Vox ha radicalizado el discurso. Ambas formaciones discuten ya abiertamente sobre quién tiene que ser el candidato de Adelante Córdoba, que así se llamará la confluencia. Mientras, en Ganemos viven ajenos a este debate y cada día que pasa se asume que finalmente se presentarán en solitario.

Así las cosas, muchos analistas auguran un Pleno aún más fragmentado que ahora. En 2015 y por vez primera seis partidos obtuvieron representación municipal. En 2019 puede que sean incluso más. Solo hay una formación que no repetirá en unos meses: UCOR. El partido de un Rafael Gómez que todavía está en prisión parece condenado a la desaparición.

Etiquetas
stats