El nuevo jefe de la Guardia Civil promete un cuerpo “moderno y eficaz”

.
El teniente coronel Francisco Fuentes, que ayer tomó posesión de su nuevo cargo en Córdoba con honores militares, descarta que se vaya a cerrar ningún cuartel de la provincia

Con honores militares, el teniente coronel Francisco Fuentes tomó ayer posesión de su nuevo cargo como jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Córdoba. Antes de dar paso a desfiles, con salvas incluidas, Francisco Fuentes leyó un discurso en el que prometió que hará del instituto armado en Córdoba un cuerpo “moderno y eficaz” en el que optimizará “el empleo de los recursos existentes” y racionalizará “los que se prestan”. Posteriormente, y a preguntas de los periodistas, el teniente coronel ha descartado que esto suponga el cierre de ningún acuartelamiento de la provincia de Córdoba.

Francisco Fuentes, cuyo padre guardia civil sirvió en Córdoba y él mismo estuvo destinado en el cuartel de Lucena, hizo un discurso de ida y vuelta a los valores de toda la vida de la Guardia Civil (hizo referencia al primer comandante del cuerpo en Córdoba, a mediados del siglo XIX) hacia la modernización de un destacamento que sólo en Córdoba está formado por más de 1.000 agentes. “Compatibilizar estos valores tradicionales con la modernización que exigen los nuevos riesgos de la seguridad y la realidad social existente constituye a mi modo de ver la clave del éxito de la Guardia Civil”.

Por otra parte, Fuentes reconoció que la tasa de criminalidad de la provincia de Córdoba es de las más bajas de España, pero que eso no va a suponer “que bajemos la guardia”. De hecho, insistió en que la situación estrategia de la ciudad como eje Norte-Sur incide “en el aspecto delincuencial”.

Etiquetas
stats