Una Navidad con menos petardos

Petardo en el momento de explotar | PIXABAY

La guerra que el Ayuntamiento de Córdoba le ha declarado a los petardos empieza a notarse. Siguen existiendo, se siguen estallando, pero muchos menos que en años anteriores. Según fuentes de la Policía Local de Córdoba, este año apenas se están recibiendo llamadas en la centralita denunciando el lanzamiento de petardos, han descendido el número de decomisos en las calles y encima se ha constatado que las tiendas que hasta hace poco los vendían han dejado de hacerlo.

Fuentes consultadas por este periódico destacan que la guerra contra los petardos se ha cobrado sus primeras víctimas: las tiendas que vendían material pirotécnico. La que era más importante de la ciudad, la de la avenida de Gran Vía Parque, ha cerrado este año sus puertas. En los polígonos industriales siguen existiendo despachos pero con un problema: los agentes de la Policía Local acechan en las inmediaciones. Si ven compra de petardos por parte de menores, rápidamente son intervenidos y se sanciona a sus padres. Además, un dispositivo especial acude a diario a las tiendas de todo a cien, normalmente regentadas por chinos, donde según la Policía Local apenas se vende material pirotécnico.

Este año, como los anteriores, el Ayuntamiento ha publicado un bando especial contra los petardos firmado por la alcaldesa, Isabel Ambrosio. El bando es idéntico pero ha tenido mucha menos trascendencia públicamente, aunque se ha obligado a muchas de las tiendas que hasta ahora vendían petardos a ponerlo a modo de advertencia en la puerta.

Las sanciones por no cumplir este bando van entre los 100 euros de la sanción más leve a los 601.012 euros, previstos para conductas que generen perjuicios o deriven en peligros muy graves para personas, fauna y flora. Entre medias, se ha fijado una horquilla de entre 600 y 30.000 euros de multas para los vendedores que no tengan los permisos necesarios. Junto a esto, la ordenanza contempla cierres de hasta cinco años para los comercios que vendan estos productos fuera de la normativa.

El bando municipal asegura que incluso en los lugares autorizados está prohibido el uso de petardos tipo F1 y F2 a menores de 12 y 16 años y de la categoría F3 a menores de 18. Entre los primeros se encuentran artículos como las bombetas o las abejas, mientras en el rango superior todos los denominados trueno.

El año pasado, poco antes de las fiestas, la Policía Local de Córdoba llevó a cabo una operación especial contra la venta de petardos en la que se incautó de casi 4.000. Esta ofensiva desató las protestas de los vendedores de la ciudad.

Etiquetas
stats