El mosquito tigre “ha venido para quedarse” y esto es lo que Sadeco recomienda para que no entre en tu casa

Picaduras de mosquito tigre

"El mosquito tigre ha venido para quedarse". Enrique Flores es director del Departamento de Higiene Ambiental de la empresa municipal Sadeco y una de las personas que más sabe y combate a esta especie invasora que "ha venido y que se va a quedar". Este viernes, Flores ha acompañado al presidente de Sadeco, David Dorado, y al doctor de Biología de la Universidad de Córdoba, Rafael Obregón, en la presentación de un manual de prevención dirigido a los ciudadanos, para evitar que el mosquito tigre se cuele en las viviendas y las colonice.

El mosquito tigre no anida en las calles de Córdoba, sino que lo hace en las casas, detalló David Dorado. Por eso, su erradicación y tratamiento es complicada. Y por eso, valga la redundancia, Sadeco se dirige precisamente a los ciudadanos para que sepan qué es lo que tienen que hacer en su casa.

Al mosquito tigre se le esperaba en Córdoba desde hacía cuatro años. "Es un mosquito invasor que no se puede detener. Juega a su favor el cambio climático junto con la globalización", detalló Flores. Es un insecto que proviene del sudeste asiático que llegó a España en 2004, al municipio catalán de Sant Cugat del Vallés. De ahí ha saltado a la costa de Levante y a la Costa del Sol. "El mosquito ha llegado a Córdoba por carretera", dijo Flores. Cordobeses que han veraneado en la Costa del Sol son los que, sin querer, se lo han traído en su coche.

Este verano, la detección del mosquito tigre se ha multiplicado. Según los datos de la Universidad de Córdoba, solo en 2019 ha habido 157 casos positivos en los que se ha detectado el mosquito tigre. Todos han sido en el interior de viviendas, con un total de 137 focos de reproducción. La mayor parte de los focos se han detectado en viviendas de las calles y es ahí donde Sadeco quiere que se hagan los grandes esfuerzos por parte de los ciudadanos. Y la mayor parte de se localizan en viviendas de Escultor Fernández Márquez, la Asomadilla y la Arruzafilla. Muchos, en casas con mucho riego, con piscinas y césped, y también con macetas y hasta bebederos de animales a los que se le cambia poco el agua.

"El esfuerzo hay que hacerlo en educación y en respuesta rápida", aseguró Obregón. "Se hizo un protocolo. Al recibir un aviso tomamos nota de él y con la UCO se visita el sitio, se localizan los focos, se explica al propietario de la casa cómo resolverlo (normalmente clorando los sitios), evitar tratamientos de agua y depositando unas pastillas de cloro para que la hembra no ponga los huevos ahí. Con este aviso trasmitimos la información a Sadeco que se ocupa de toda la zona alrededor, visitando casa por casa, entregando dípticos", etcétera. "No vamos a erradicarlo. Ha venido y se va a quedar. Queremos informar a todo el mundo. No tenemos muy buenas condiciones para el mosquito tigre. Donde está el problema es donde hay mucho riego y agua, zonas residenciales, piscinas, céspedes, etcétera", insistió Flores.

Etiquetas
stats