El momento más tenso del cogobierno

Concejales de Ganemos e IU hablando antes de un pleno | MADERO CUBERO

Desde junio de 2015, PSOE e IU mantenían una buena relación como socios de gobierno en el Ayuntamiento de Córdoba. No era la primera vez que las dos formaciones firmaban un acuerdo de gobierno conjunto: lo hicieron en 1999 y en 2007. En 2003 firmaron un pacto de gobernabilidad (similar al que mantienen con Ganemos), pero entonces los socialistas no tomaron responsabilidad de gobierno. Quizás desde entonces, desde el mandato de 2003 (el de las naves de Colecor) no había habido una tensión como la actual entre el PSOE e IU que están condenados a entenderse hasta 2019.

Este fin de semana, la asamblea local de IU firmó un duro comunicado contra la gestión del traslado de la carrera oficial de la Semana Santa al entorno de la Mezquita Catedral. La competencia de seguridad en el Ayuntamiento es del PSOE, concretamente del teniente de alcalde de Presidencia Emilio Aumente. El comunicado, como era de esperar, sentó peor que mal en las filas socialistas. Este lunes, la alcaldesa, Isabel Ambrosio, ha contraatacado de una forma muy peculiar. Sin estridencia, ha anunciado que llamará a todo el sector turístico para poner orden en un ambiente que vive una auténtica guerra civil. La competencia municipal de turismo es del coordinador provincial de IU, Pedro García, que de esta manera se ve desautorizado. El anuncio tampoco ha sentado bien en las filas de la coalición de izquierdas.

Tras una dura negociación entre PSOE e IU (cuando la asamblea de Ganemos decidió no entrar en el gobierno municipal) las dos formaciones se repartieron con menos concejales que nunca más responsabilidades de gobierno que nunca. IU, con cuatro concejales, pasó a controlar competencias clave como son el urbanismo, la hacienda municipal o el turismo. El PSOE se quedó con la Alcaldía. Desde 2015, ni la alcaldesa solía opinar o contradecir públicamente la gestión de las áreas de IU, ni los ediles de la coalición de izquierdas entraban a opinar la manera de gestionar de los socialistas. Fuera de micrófono, sí. Ambas formaciones, que casi siempre compiten por un nicho de votos similar en determinadas zonas de la ciudad, se criticaban, pero no demasiado. De hecho, tanto Isabel Ambrosio como Pedro García han destacado siempre su buena relación: fueron compañeros en la Junta de Andalucía y firmaron un pacto de gobierno que los mantuvo unidos.

La tensión viene, sobre todo, tras las últimas elecciones generales. IU se presentó en coalición con Podemos (que en Córdoba está dentro de Ganemos). Tras las generales, la distancia entre Unidos Podemos y el PSOE se hizo abismal, y todo llega. También a Córdoba. Los socialistas empezaron a votar en el Pleno en contra muchas mociones que previamente pactaban IU y Ganemos. Y viceversa. La gestión de ese abismo no iba a ser fácil, y ni mucho menos cuando Ganemos empezó a apretar por la izquierda.

Poco antes de la cuaresma, la concesión de la licencia de obras para la retirada de la celosía de la fachada de la Mezquita era inevitable. Con el expediente en la mano, el presidente de la Gerencia de Urbanismo, Pedro García, no podía hacer otra cosa que firmar. No hacerlo habría sido jugarse una inhabilitación por prevaricación, ya que ningún cargo político puede oponerse a lo que en lenguaje administrativo se llama un acto reglado. Pero Ganemos votó en contra. IU decidió entonces que iba a hablar de la seguridad de la carrera oficial, algo en lo que el PSOE llevaba meses trabajando con la agrupación de cofradías, y empezó a tensarse todo.

En estas semanas han sido los vecinos y también la asamblea de IU los que han denunciado el proceso elegido. El PSOE ha defendido tanto la seguridad de su decisión como que por primera vez una carrera oficial en Córdoba tendrá unos carriles de evacuación suficientes, y ha lamentado que en algún momento se haya hablado de riesgo de atentado yihadista. El comunicado del fin de semana ha sido lo que ha forzado a los socialistas a entrar en un área que no es la suya: el turismo. “Sí, es el momento más tenso del cogobierno. Y esto irá a más”, confiesan fuentes del entorno.

Etiquetas
stats