La Merced cambia el proyecto de respiraderos de la Virgen y hará unos de Sánchez de los Reyes

Virgen de la Merced, el Lunes Santo de 2018 | ÁLEX GALLEGOS

La hermandad sacramental de la Merced ha decidido modificar el proyecto de respiraderos del paso de la Virgen y abandonar el proyecto que había realizado el orfebre Manuel Valera, hermano de la corporación que fue en su día su hermano mayor, por uno de Javier Sánchez de los Reyes, uno de los diseñadores cofrades más reputados en la actualidad.

El motivo de que se hayan roto las relaciones con Valera es debido a "la diferencia de criterios en cuanto a la ejecución y que, pese a haberlo intentado, hacen imposible su continuidad", informó la cofradía del Lunes Santo, después de que el año pasado estrenara el respiradero frontal obra de Valera y cuya ejecución, al parecer, no satisfizo a la corporación.

Así, los nuevos respiraderos, que conjugan orfebrería y bordado en oro, como estaba pensado para los actuales, los ejecutarán en la primera parte el taller de Ramón León Losquiño y los bordados  los hará Francisco Pérez Artés, hermano de la Merced, que intentará que se puedan estrenar "lo antes posible, en función de las posibilidades", señaló la hermandad. Mientras tanto, como este año, seguirá saliendo el respiradero frontal de Valera, con bordados de Antonio Villar, que será aprovechado para formar parte de otros enseres.

Según se puede observar en el diseño y describió la hermandad, el nuevo respiradero "se alza como un canto a la libertad en honor de la Virgen de la Merced y a su intercesión sobre los privados de libertad". De ahí que haya muchísima simbología alusiva a la advocación de Santa María de la Merced.

El respiradero frontal, que será el primero que se ejecute, "se desarrolla mediante un moldurón con decoración vegetal con gran riqueza de formas y volúmenes. Toda esta repetición de formas la rompe la cartela central del frente donde el moldurón se vuelve volutas donde se asienta una gran crestería que acoge el escudo mercedario dorado y esmaltado. Mientras que en el centro una escena en alto relieve representa la Fundación de la Orden de la Merced y donde aparece San Pedro Nolasco, el rey Jaime I de Aragón y el obispo de Barcelona don Berenguer de Palau, presenciando la escena la Virgen de la Merced situada en la parte superior", detalló la cofradía del Zumbacón.

En las esquinas habrá unas cartelas que servirán de "nacimiento a las figuras exentas de medio cuerpo de dos esclavos portando el escapulario en el pecho y las cadenas rotas en las manos, acentuando el carácter de redención de cautivos de la Orden Mercedaria".

Así mismo, "a lo largo del respiradero se puede ver, alternándose con la rica ornamentación vegetal, unas cartelas que recogen el himno Virgen de la Libertad, compuesto por los internos del Centro Penitenciario de Córdoba con motivo de la visita de la Virgen a la cárcel en el 800 aniversario de fundación de la Orden".

En lo que respecta al bordado, está pensado como una reja en alusión a la prisión. Esta reja estará cubierta de flores como símbolo de las gracias de la Virgen, en lo que se ha querido reflejar que Santa María convierte el frío acero en bálsamo y consuelo para sus hijos predilectos como son los privados de libertad. El conjunto se remata en la parte inferior "por rica ornamentación que lleva incluida unos pequeños medallones donde se significa el carácter mariano de la obra con representaciones de las letanías lauretanas, terminada en fleco", concluyó la hermandad.

Etiquetas
Publicado el
10 de abril de 2019 - 15:10 h
stats