El arroyo Bejarano completamente seco este verano

El grupo de trabajo por la defensa de las fuentes y los cauces fluviales de Córdoba, integrado en la plataforma A Desalambrar, ha remitido sendos escritos a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) y a la empresa municipal de aguas, Emacsa, para reclamar medidas que pongan control a los pozos ilegales y el verttido de aguas residuales, ante la situación de sequía que por primera vez viven arroyos como el del Bejarano y el del Molino, en la Sierra de Córdoba.

"Dada la constatada situación de alarma creada por la sequía y la concurrencia de situaciones de contaminación derivada de diferentes tipos de vertidos y captaciones ilegales en los arroyos del Molino y del Bejarano", la plataforma ha instado formalmente mediante un escrito registrado el pasado 5 de noviembre y al que ha tenido acceso este periódico, a mantener una reunión con ambos organismos.

Así, desde el grupo de trabajo de A Desalambrar, vienen exigiendo el control de los pozos ilegales que han provocado que, este verano, por primera vez, se secara el arroyo Bejarano. Además, los Baños de Popea han sufrido la filtración de aguas residuales de viviendas de la zona que han contaminado este cauce natural de la Sierra de Córdoba.

Reunión con ambos organismos

Por ello, se les pide a ambas administraciones -a la Confederación y a Emacsa-, que en dicha reunión expliquen "con claridad y exhaustividad cuáles son las medidas concretas que tienen previsto adoptar al respecto así como el plazo para llevarlas a cabo". Desde A Desalambrar entienden que tanto la CHG como Emacsa -en tanto responsable del abastecimiento de agua potable y sobre la depuración de aguas-, son los organismos responsables para atender a esta situación en los arroyos de la Sierra.

Los arroyos de la Sierra, como el Bejarano, cuentan con siglos de vida e inagotable caudal, desde que ya fuera una de las fuentes de agua de la que bebían los habitantes de la Corduba romana. De ahí partía uno de los grandes acueductos de la ciudad patricia. Posteriormente, su caudalísimo venero alimentó los jardines de Medina Azahara. Y hasta hace un siglo, su cauce alimentaba molinos de grano para el pan que daba de comer a los cordobeses.

Este pasado verano, por primera vez desde hace décadas, el cauce del Bejarano se secó, en una anomalía extrema, ya que el Bejarano era especialmente caudaloso en primavera y verano gracias a los acuíferos que lo alimentaban. En paralelo, los Baños de Popea, aparecían contaminados por aguas residuales que, sin control y provenientes de las viviendas de la zona, habían permeado el terreno hasta los arroyos.

Etiquetas
Publicado el
9 de noviembre de 2021 - 05:45 h
stats