Cosmos y los trabajadores abordan una “solución de consenso” para la plantilla tras reducir la carga de trabajo

Imagen de la Cementera Cosmos | ALEX GALLEGOS

La multinacional brasileña Votorantim, propietaria de la factoría de Cementos Cosmos en Córdoba, ve posible lograr una "solución de consenso sobre el futuro" de la plantilla de dicha fábrica, a raíz de que ha previsto reducir "de forma significativa" desde 2022 su producción de clínker, que es el principal componente del cemento, "por los altos costes energéticos" que le supone y también a causa de "los retos de descarbonización de la industria" cementera.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes de la multinacional, una vez que este martes ha tenido lugar una primera toma de contacto entre la empresa y los representantes de los trabajadores, en la que ya se ha establecido "un calendario" para las reuniones en las que se negociará cómo afectará a la plantilla dicha reducción en la actividad de la cementera.

En Votorantim han concluido que el resultado de este primer encuentro es que hay "voluntad de entendimiento" por ambas partes, y que en la parte sindical, además, hay "buena disposición" para alcanzar la referida "solución de consenso sobre el futuro de los trabajadores".

En cualquier caso, la empresa ya ha anunciado que "se mantendrá la actividad de molienda y la producción de cemento, para asegurar el abastecimiento" a su cartera de clientes, siendo precisa ahora la negociación con los representantes de la plantilla, que cuenta en la actualidad con 48 trabajadores, a los que hay que sumar el triple en empleo indirecto, "para analizar la situación y el alcance" de la medida de reducir la producción de clínker.

Todo ello se debe, según han avanzado desde la multinacional, a que la empresa se encuentra en un escenario de costes "sin precedentes", además de sufrir los retos que plantea la descarbonización, dada la necesidad de reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera, por lo que Cementos Cosmos ha decidido hacer paros puntuales del horno de clínker en 2022, lo que provocará una reorganización de la estructura productiva en la factoría cordobesa.

Aún así, su producción de cemento no se verá afectada, ni el abastecimiento a sus clientes, ya que el clínker llegará desde otras plantas del grupo, que otras fuentes indican que podría proceder de la fábrica que tiene la multinacional brasileña en Badajoz.

Etiquetas
stats