La Junta da material de lucha contra el fuego a Siete Fincas, Fuente Obejuna y Protección Civil

Entrega del material contra el fuego.

El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta en Córdoba, Francisco de Paula Algar, ha hecho entrega de material de protección y ayuda en la lucha contra el fuego a los grupos de Siete Fincas, Fuente Obejuna y de Protección Civil de Córdoba.

En este acto, Algar ha destacado “la importancia de la colaboración ciudadana para la prevención de incendios forestales, así como la necesidad de un comportamiento responsable en los espacios forestales, que pasa por no usar el fuego ni en labores agrarias, ni de ocio”.

El delegado ha calificado como “muy positivo” el trabajo que lleva a cabo la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, que fomenta la constitución de los Grupos Locales de Pronto Auxilio (GLPA) a través de los ayuntamientos. “Tal y como se establece en la ley --señala el delegado--, se trata de personal voluntario que ha superado los requisitos de selección, formación y adiestramiento establecidos por la Consejería y que son grandes conocedores del terreno”.

Francisco Algar ha enumerado las tareas que desempeñan estos Grupos Locales de Pronto Auxilio: desde la vigilancia preventiva de incendios, el ataque a fuegos incipientes, las tareas auxiliares en extinción hasta la vigilancia en incendios controlados y extinguidos, a lo que ha añadido que en la actualidad en la provincia de Córdoba hay 24 Grupos Locales de Pronto Auxilio formados por 377 personas.

Al respecto, el material entregado consiste en 38 cascos de extinción, 54 pares de guantes de extinción, 28 cubrenucas, 78 mascarillas, 51 gafas monovolumen, 36 cantimploras, 43 cinturones, 31 linternas petaca, 59 pares de botas y 47 monos ignífugos.

La entrega de este material de protección garantiza la seguridad de las personas voluntarias de los Grupos Locales de Pronto Auxilio en las posibles intervenciones que puedan realizar como apoyo a la lucha contra los incendios forestales que se produzcan durante el verano.

Mientras, el responsable de Medio Ambiente ha recordado que se pasa por la época de alto peligro de incendio, que abarca desde el 1 de junio hasta el 15 de octubre, y durante este periodo queda prohibida la realización de barbacoas, quemas agrícolas, así como el paso de vehículos a motor por espacios forestales y zonas de influencia forestal en Andalucía --franja de 400 metros alrededor de las zonas forestales--.

“Estas directrices son permanentes cada verano, pero además se ha de insistir en la que ciudadanía mantenga precauciones cuando acuda a zonas forestales”, dado que “sin corresponsabilidad social, no se puede acabar con los incendios forestales”, ha agregado Algar.

El delegado ha recordado que “la implicación ciudadana es determinante a la hora de alertar ante posibles emergencias, gracias a los avisos realizados por medio del teléfono del 112”. “Este esfuerzo de vigilancia colectiva y voluntaria complementa los medios humanos y tecnológicos de vigilancia del dispositivo del Plan Infoca, lo que permite actuar con la rapidez necesaria y conseguir así que la mayoría de los siniestros forestales registrados se queden en conatos”, ha destacado.

Etiquetas
stats