IU saluda el cambio de nombre de dos calles franquistas pero pide más rapidez al Ayuntamiento

IU y CCOO, en la nueva calle denominada.

Izquierda Unida y CCOO han celebrado en la mañana de este viernes el cambio de denominación de dos calles con nombres franquistas y su sustitución por los de dos sindicalistas: Manolo Rubia, primer secretario de CCOO, y Ana Claro Fuentes. Sin embargo, también se ha reclamado más celeridad al Ayuntamiento, concretamente al Área de Movilidad, para que complete el cambio de todas las calles lo antes posible. Al mismo tiempo, la alcaldesa, Isabel Ambrosio, ha asegurado que el proceso será paulatino y que ya no hay marcha atrás.

La concejala de Hacienda, Alba Doblas, ha mostrado su orgullo por el proceso, pero ha insistido en que queda lo más fácil, la parte física que es cambiar los letreros, que corresponde al Área de Movilidad, en manos del PSOE. "No entendemos la lentitud y no sabemos por qué se tarda tanto", ha lamentado, al tiempo que ha asegurado que "el único problema es que la calle Foro Romano requiere grabación en piedra" para retirar el nombre de Cruz Conde.

La alcaldesa ha asegurado que los cambios "se van a ir desarrollando de manera paulatina", pero pidió paciencia por "las fechas en las que estamos", en las que los técnicos de Movilidad tienen mucho trabajo. "Hay que dosificar los esfuerzos", dijo.

Los homenajes

Manuel Rubia -Manolo Rubia para el mundo sindical- ya tiene su calle en la capital cordobesa. El que fuera primer secretario general de CCOO en Córdoba tras la legalización del sindicato da nombre a la que hasta ahora era la calle Fernando Fernández Martínez, que ha vuelto a ser rotulada para dar respuesta al dictamen de la comisión de la Memoria Histórica y un acuerdo plenario del Ayuntamiento de la ciudad.

Al sencillo acto de renombramiento de la calle, ubicada en el barrio de La Viñuela, acudieron numerosos sindicalistas y afiliados del PCE, entre ellos la secretaria General de CCOO de Córdoba, Marina Borrego, quien señaló que "es un orgullo para el sindicato que se reconozca a su primer secretario, porque con esta calle no solo se reconoce la figura de Manolo Rubia, sino el papel jugado por el sindicato en la etapa de la transición democrática".

Borrego afirmó que "realmente se hace justicia a un hombre que luchó por la defensa de la democracia y por la defensa, sobre todo, de los trabajadores y trabajadoras, un hombre que se creyó desde el primer momento todo lo que la democracia podía aportar a esta sociedad y a Córdoba. Ha sido un luchador nato hasta los últimos momentos de su vida".

La familia de Rubia agradeció en boca del hijo de Manolo Rubia, Manuel Ernesto Rubia, "el honor que supone que la ciudad brinde este homenaje a la figura de Manolo Rubia, del que se puede decir sin dudarlo que fue un gran hombre".

"Es su faceta pública la que justifica este reconocimiento", precisamente "ahora que el grueso de la sociedad parece haber perdido su interés por conocer el pasado mientras otros se esfuerzan en borrar nuestra memoria", dijo el hijo del homenajeado. Por ello, "debemos recordarlo como lo que fue: un referente de la lucha antifranquista, de la transición democrática, del cambio de la sociedad y la conquista de los derechos de los trabajadores y trabajadoras para una sociedad más justa, igualitaria y equitativa. Manolo Rubia formó parte de una generación que lo dio todo a cambio de nada".

Rubia junior recordó que fue un "demócrata convencido, su forma de hacer se basó en el diálogo y el respeto al contrario, pilares básicos de la libertad y la democracia y que hoy se están perdiendo. Quienes le conocieron lo recordarán siempre como una persona honesta, coherente y comprometida".

Precisamente su compromiso con la sociedad le llevó, "con su incansable capacidad de trabajo, a no desfallecer nunca, ni en sus últimos días, en aportar su empuje para conseguir la transformación de la sociedad".

Por ello, "este reconocimiento no debería ser un punto y final, sino que necesitamos que sirva como signo de exclamación, una llamada de atención que seguro que Manolo Rubia aprovecharía para, una vez más, reclamar la unión de todas las personas de izquierdas y de la clase trabajadora", apostilló.

Junto a la calle a Manolo Rubia, CCOO también acudió a la rotulación de la calle dedicada a la también sindicalista Ana Claro, que destacó por su defensa de la mujer y su lucha por la igualdad, especialmente desde la Plataforma Cordobesa Contra la Violencia a las Mujeres. Además, Claro, que formó parte de la Ejecutiva de la Federación de Pensionistas y Jubilados de CCOO de Córdoba, también fue muy activa en el movimiento por la memoria histórica. De hecho, fue miembro fundador del Foro por la Memoria de Córdoba, del que fue presidenta de honor hasta su fallecimiento hace ahora 3 años".

"Ana Claro fue una luchadora, una defensora de los derechos de la mujer, de las de su generación y de las que venían detrás y una firme y convencida demócrata", recordó la secretaría general de CCOO de Córdoba, quien remarcó que "Ana Claro debe ser un ejemplo para todas las mujeres, sindicalistas o no, pero comprometidas con la igualdad".

Etiquetas
stats