Imputado por caza furtiva un vecino de Hornachuelos

Una cabeza de ciervo, 'trofeo' del cazador furtivo, intervenida por la Guardia Civil.
El cazador ilegal disparaba a los animales en zona de montería desde áreas limítrofes a los cotos

La Guardia Civil ha imputado a un furtivo por un delito contra la fauna por cazar con la modalidad de “retranca” consistente en dar muerte a animales desde fincas o zonas limítrofes a las zonas donde se realizan las monterías. Ello supone un alto riesgo de accidente para los cazadores que realizan su actividad de forma legal. La actuación se enmarca en la Operación Sierra, diseñada para dar respuesta a los episodios de furtivismo. Como consecuencia de la intervención se incautó el arma utilizada, un ejemplar de ciervo, así como navajas y focos para iluminación.

Esta actuación se llevó a cabo por una Patrulla de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de Hornachuelos, durante un dispositivo de servicio establecido en las inmediaciones de un coto de caza mayor ubicado en ese término municipal y en el que se acababa de desarrollar una montería. De esta forma, fue localizada una persona portando varios efectos, que se aproximaba a un vehículo.

Tras introducirse en el mismo y acomodar los objetos, fue interceptado por los Guardias Civiles. Se trataba de un vecino de Hornachuelos de 44 años que llevaba en el coche un trofeo (una cabeza) de ciervo, recientemente abatido, una escopeta, munición y diversas navajas impregnadas de pelo y sangre de ciervo. Todo ello fue intervenido, la persona imputada por un delito contra la fauna y puesta a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Posadas.

.

Etiquetas
stats