Guerra en el turismo cordobés: denuncias cruzadas por “intrusismo” entre guías e intérpretes

Un turista en Córdoba | MADERO CUBERO

El turismo es hoy por hoy el principal recurso económico de la ciudad de Córdoba. Tanto, que da empleo a miles de personas, en un sector que, con particularidades, está fuertemente regulado. El punto donde más normativa hay, aunque empieza a liberalizarse poco a poco, es el de los guías que acompañan a los turistas que llegan a la ciudad y que necesitan a alguien que les interprete en su idioma qué es lo que están viendo. Y es en este sector donde acaba de estallar una guerra cruzada en la que la Junta de Andalucía se está viendo obligada a mediar, aunque de momento está intentando hacerse una composición de qué es lo que está pasando.

Fuentes del gobierno andaluz reconocen que “en estos momentos en la Delegación de Cultura hay diferentes expedientes sancionadores en los que se denuncia intrusismo profesional en el sector”. “Estos expedientes están en fase de instrucción”, aseguran fuentes oficiales. Los problemas han venido después del aluvión de profesionales que se dedican a mostrar el patrimonio en la ciudad y, sobre todo, después de que el Cabildo renovase la oferta de los que pueden mostrar a los turistas la Mezquita Catedral.

En los últimos meses, el sector de los guías e intérpretes turísticos se ha atomizado. Solo hay que echarle un ojo a la web del Instituto Municipal de Turismo (Imtur) para ver la cantidad de empresas y entidades que ofrecen sus servicios como guías turísticos en la ciudad. Así, hay tres organizaciones de guías e intérpretes turísticos, dos agencias de viajes que organizan tours de manera regular y hasta 19 empresas más que ofrecen sus servicios en el mismo sentido.

Fuentes del sector reconocen que el precio de cada uno de los profesionales por un servicio similar el diferente. Y es ahí donde han empezado a llegar las denuncias. Los guías turísticos más veteranos, los habilitados por la Junta en los primeros exámenes, denuncian que tienen más formación y aptitudes que muchos de los que acaban de ser autorizados y que cobran menos. E incluso, aseguran, muchas de las nuevas empresas carecen de cualquier tipo de habilitación como para mostrar los monumentos de la ciudad y ni mucho menos el principal, la Mezquita Catedral.

No obstante, tras el último examen del Cabildo Catedral algunas de las nuevas empresas han obtenido el permiso para mostrar la Mezquita Catedral, sin que los mismos hayan recibido el permiso de la Junta de Andalucía para hacerlo, al no contar con unos méritos convalidados y aprobados para hacerlo. De hecho, se han dado casos donde ha habido enfrentamientos verbales entre guías. Los autorizados por la Junta y el Cabildo han afeado a los segundos que estén mostrando el monumento. Los segundos insisten en que tienen permiso del Cabildo, pero los primeros denuncian que ese permiso va en contra de la Ley de Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía. Son casos confirmados a este periódico por varios guías turísticos e intérpretes del patrimonio.

¿Qué dice la ley?

Este periódico se ha puesto en contacto de manera oficial con la Junta de Andalucía, para tratar de arrojar luz sobre una polémica que se está dirimiendo, de momento, en el ámbito administrativo, pero que amenaza con llegar a los juzgados.

Así, según la Junta, la Ley 13/2011, de 23 de diciembre, de Turismo de Andalucía, tiene, entre sus finalidades, la ordenación de la oferta turística, considerando los servicios de información prestados por guías de turismo como servicio turístico. El artículo 54 de esta ley establece que se considera actividad propia de los guías de turismo la prestación, de manera habitual y retribuida, de servicios de información turística a quienes realicen visitas a los bienes integrantes del Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz. El texto legal precisa que para el ejercicio profesional de esta actividad es necesario hallarse en posesión de la correspondiente habilitación.

No obstante, quedan excluidas las funciones de divulgación y difusión desarrolladas por el personal de museos y conjuntos o instituciones del patrimonio, conforme a lo establecido en su normativa de aplicación. La nueva regulación fijada por el Decreto 8/2015, de 20 de enero, regulador de guías de turismo de Andalucía, establece que la habilitación de guía de turismo de la Comunidad Autónoma de Andalucía la podrán obtener las personas que cumplan unos determinados requisitos. Así, además de tener nacionalidad de la Unión Europea, tienen que disponer de la cualificación profesional de Guía de Turistas y Visitantes (HOT335-3), dominar el castellano y dos idiomas extranjeros.

¿Qué hace falta para tener la habilitación como guía turístico?

Según la Junta, hay tres procedimientos. El primero, un acceso general. Para ello, habría que justificar una competencia lingüística y una “cualificación profesional cuando se posea título oficial de Educación Superior, Licenciatura o Diplomatura (se establecen convalidaciones parciales en función de la titulación) y se haya obtenido además la acreditación de la cualificación de Guía de Turistas y Visitantes (HOT335-3)”. La Junta también podrá convocar pruebas para otorgar permisos. Además, las personas habilitadas como guías de turismo por otras comunidades autónomas podrán desarrollar libremente la actividad en Andalucía.

Ahora, la Junta trata de dirimir qué se ha cumplido y qué no de su normativa en lo que las fuentes consultadas consideran que es una avalancha de denuncias.

Etiquetas
stats