FOTOGALERÍA | Córdoba acoge la primera corrida de toros con público en una de las grandes plazas de España

Control de temperatura en el acceso a la plaza | MADERO CUBERO

Córdoba ha acogido en la tarde de este lunes la primera corrida de toros con público en uno de los cosos principales de España desde que se decretó el estado de alarma sanitaria en marzo de este año. El Coso de los Califas ha vendido todas las entradas de un espectáculo no exento de polémica. Los taurinos han agotado el papel de las taquillas. Los antitaurinos, el botón de firmar para que la corrida no se celebrase.

Finalmente, ha habido toros. Los alrededores del Coso de los Califas no eran el hervidero de antaño por la limitación de aforo. Aún así, se formaron largas colas en los accesos, sin que en ocasiones se respetara la distancia de seguridad. También había casos aislados de grupos bebiendo alcohol y fumando con las mascarillas o en el bolsillo o bajadas, que se hacían fotos a escasos metros de una pareja de la Policía Nacional, que tampoco intervino. Más allá de eso, el uso de la mascarilla era generalizado por el público, que esperaba paciente en la puerta a que se le tomara la temperatura y se le pidieran los datos personales asociados a su entrada.

Y también hubo algo de ambiente taurino, aunque extraño. Muchas chaquetas, muchas corbatas, muchos peinados hacia atrás, multitud de mascarillas con las banderas de España, más banderas de España, y estilo Morante de la Puebla, con gente fumando enormes puros, peinados a lo Andrés Calamaro y camisas floridas.

Y por supuesto ambiente político. Si hubo una figura que destacó entre todas fue la de Cayetana Álvarez de Toledo. La parlamentaria del PP, fulminantemente cesada como portavoz por Pablo Casado, no dejaba de hacerse selfies con cualquiera que se lo pidiera. "Vente a Vox", era lo que más escuchaba, especialmente entre la gente joven. "Es Cayetana, no nuestra Macarena", se decían, copa en mano, otro grupo de jóvenes que mezclaba las chaquetas y corbata con las camisas morantianas.

En la puerta principal por la que iban a entrar los toreros también había un pequeño grupo del Pacma. Su portavoz, Javier Luna, denunció que en la puerta no se estaban cumpliendo las medidas de seguridad. "Córdoba tiene actualmente 11 pueblos en situación de alto riesgo por coronavirus y "siendo Córdoba capital la tercera capital andaluza por tasa Covid cada 100.000 habitantes y la segunda teniendo en cuenta a menores de 14 años", dijo. También ha llamado la atención sobre las aglomeraciones que se han dado en las entradas de la plaza antes del comienzo, sobre todo en la zona en la que esperaban a los toreros.

Aparte de eso, algún reproche cruzado pero poco más, antes de que llegara, como una antigua estrella del toreo, Morante de la Puebla, que se bajó entre aplausos sin mascarilla. Detrás, Juan Ortega, menos aplaudido y vitoreado, con su mascarilla y hasta con su distancia de seguridad.

Etiquetas
Publicado el
12 de octubre de 2020 - 20:09 h