Flora redescubre la belleza de los patios de Córdoba

Flora 2018 | MADERO CUBERO

Los patios de Córdoba esperaban su segunda primavera y este viernes, puntuales a su cita, abrieron sus puertas a quienes ya querían conocer las creaciones de la segunda edición del Festival Internacional de las Flores, Flora. Desde las 11:00, cordobeses y turistas han visitado las seis instalaciones de artistas florales contemporáneos que, instaladas en otros tantos patios institucionales de la ciudad, no han dejado indiferente a nadie. Flora redescubre de nuevo la belleza de los patios de Córdoba.

El recorrido realizado por Cordópolis para este reportaje ha comenzado en el Patio del Reloj de la Diputación Provincial, donde la artista rusa Natalia Zhizhko ha instalado la composición Ahí viene el sol. Inspirada en el reloj de sol que da nombre al patio, la creación asemeja siete rayos del sol, jugando con flores de distintas tonalidades desde el amarillo pálido hasta el más brillante, como son los tonos del astro rey según el momento del día. Desde orquídeas a claveles, las flores cobran vida dentro de esos rayos de sol y juegan también alrededor de la fuente del patio.

En otro de los espacios que concursan en Flora, el Patio de las Columnas del Palacio de Viana, toma forma la creación del chino Honghui You, conocido como Sherlovell, con su instalación Flowing (Fluido). Porque el fluir del agua en la fuente rectangular sobre la que se instala la creación es el hilo conductor de esta obra donde el color rojo toma protagonismo, frente a la transparencia del agua y de las estructuras circulares utilizadas como soporte de las flores. Flores rojas -muchas zinnias- que beben de pequeñas esferas de cristal y que se expanden a lo largo de la fuente, jugando con el fluir del agua, con las ondas de su movimiento y las ondas del relajante sonido del agua al caer.

Una instantánea de naturaleza es lo que se puede encontrar en el Palacio de Orive, donde la cordobesa Lola Guerrera ha creado Perseidas. Musgos y piedras componen una base para plantas, con un color verde intenso predominante, y donde flores vivas y flores secas, recolectadas por la artista, son protagonistas. Como las Perseidas caen en el cielo, sobre esta creación cae una lluvia de pequeñas flores y hojas secas, como si de una de esas estrellas se tratara y se pudiera seguir su recorrido desde el mismo cielo. Y, una curiosidad, desde las alturas -en la planta de arriba del Palacio de Orive que da al patio- unos pequeños telescopios muestran al visitante cómo la naturaleza que se mestra también está compuesta por pequeños insectos.

Avanzando en el recorrido, es el turno del patio de la Posada del Potro. Aquí, el japonés Hideyuki Niwa ha instalado El impulso de la pasión, una creación realizada con 10.000 ramas de dogwood rojo que recubren una estructura en espiral, sobre la que destacan flores amarillas -gloriosas- que beben de pequeños tubos de ensayo dispuestos en la instalación. La simplicidad ha guiado al autor en esta creación que centra todo el protagonismo de este patio centenario.

Muchos más elementos son los que ha utilizado la británica Carly Rogers en su instalación en el patio del Museo Arqueológico. Capricho es el nombre de una creación que recrea un jardín inglés y donde, a partir de una enorme esfera de musgo verde, nacen todo tipo de plantas y ramas de árboles que muestran la naturaleza salvaje de este jardín salvaje. Desde ramas de sauce llorón a arbustos con frutos y flores desbordan esta creación que destaca entre el blanco del mármol del patio y de las piezas arqueológicas del edificio.

Los colores son precisamente los protagonistas del último patio en concurso. La Escuela de Arte Mateo Inurria acoge en su jardín la creación del belga Mark Colle, que con Los niños del parque ha querido representar precisamente eso, un parque infantil. Pero un parque infantil vacío, abandonado, donde ha dado vida con rosas, hortensias, claveles o crisantemos de vivos colores a los columpios y juegos de un parque infantil en el que, sin embargo, las plantas salvajes se enredan por encima de ellos porque ningún niño juega allí desde hace tiempo. Sus voces y sus juegos, sin embargo, sí están presentes en el sonido ambiente que este autor ha puesto como parte de su mensaje, reivindicando los juegos tradicionales entre niños frente a la soledad de estos frente a una pantalla de ordenador o ipad.

Mensajes y creaciones, flores y plantas, vuelven a sorprender en esta segunda edición a quien visita los patios de Flora. Este mismo viernes, a las 19:00, el jurado dará a conocer los premios de este año, que serán de 30.000 euros para el primero y el segundo, de 10.000, además del galardón que concederá el público. El Festival Internacional de las Flores abre sus puertas al público hasta el 28 de octubre, en horario de 11:00 a 20:00 en cada uno de los seis patios participantes.

Etiquetas
stats