Fepamic: 30 años superando la barrera de la exclusión sociolaboral

Primera sede de Fepamic en la calle Motril | FEPAMIC

Fepamic, la Federación Provincial de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de Córdoba, está de aniversario. Este mes de febrero cumple 30 años de trabajo centrado en superar la barrera de la exclusión social y laboral para las personas con alguna discapacidad. Y el balance de esta trayectoria bien puede tener una comparación muy gráfica entre el lugar en que iniciaron su andadura y su ubicación actual: de un local cedido de 40 metros cuadrados en sus inicios en 1988, han pasado a tener unas instalaciones propias de 10.000 metros cuadrados en su sede actual.

Esa carrera de 30 años para que la sociedad no ocultara a las personas con discapacidad y poder ofrecerles una inserción digna en lo social y lo laboral, comenzó el 26 de febrero de 1988 con la fundación de Fepamic. El germen que la vio nacer fue la Plataforma en Defensa de los Minusválidos, un nombre y calificativo que se empeñarían en desterrar para desterrar también la minusvaloración de estas personas.

Fepamic nació con el apoyo de cuatro entidades fundadoras: Acpacys, Asindi, Alcer y Frater fueron los cuatro pilares que creyeron en este proyecto, en la necesidad de asociarse y federarse para que la unión hiciera la fuerza. ¿Su objetivo principal? Reivindicar los derechos de las personas con alguna discapacidad, que por aquella época, aún estaban ocultas a ojos de la sociedad.

“Había pocas asociaciones y colectivos que hicieran esa tarea”, relata a este medio José Luis Llergo, secretario de la junta directiva actual de Fepamic. Y faltaban los recursos. Por eso, la federación trabajó en esos inicios también para “hacerse visible ante las administraciones de la época”.

Aquel local de 40 metros cuadrados de los inicios les fue cedido por el Ayuntamiento en el centro cívico de la calle Motril y allí fue donde comenzaron sus actividades de formación, para capacitar a las personas discapacitadas, para enmendarle la plana a su propio calificativo. Todo comenzó con aquellos cursos de formación profesional y el camino siguió hasta encontrar la salida laboral que la federación perseguía para estas personas. Si en sus inicios tuvieron a 3 trabajadores, hoy cuentan con 700. Si entonces contaban con aquel local de 40 metros cuadrados, hoy disponen de sus instalaciones, con cuatro Unidades de Día y una residencia para acoger a personas que necesitan ese servicio durante las 24 horas.

Ese crecimiento es el que ha marcado la trayectoria de Fepamic, rememora Llergo: desde aquella primera piedra de las nuevas instalaciones para su sede social y centro asistencial, hasta la apertura de la residencia que supuso “el gran salto en el número de personas empleadas y una atención integral  y más adecuada”.

Y un tercer hito está marcado también en la historia de Fepamic, cuando ganaron el primer concurso público para hacerse con un contrato de una administración pública: fue el servicio de limpieza en Baena y, una tarea que con el tiempo han replicado en pueblos como Palma del Río, Fernán Núñez, Peñarroya-Pueblonuevo, La Carlota, Rute, La Rambla o Bujalance. Y en tareas en Córdoba capital como el mantenimiento y limpieza de los jardines públicos o la recogida de la naranja de los árboles de la ciudad.

Esa mirada en el tiempo se vuelve, ahora que cumplen 30 años, hacia el futuro. Los retos que quedan por delante aún tienen mucho recorrido: “Hay que seguir peleando por la plena integración, por la mejora en su calidad de vida, por generar más empleo y por el valor social que todo esto implica”, argumentan. “Aún queda mucho”. El camino saltando barreras, sigue.

Etiquetas
stats