Febrero encara la segunda mitad del mes con temperaturas propias de marzo

Turistas en la Puerta del Puente | TONI BLANCO

El paisaje urbano empieza a mostrar signos del cambio que viene. Cualquiera que sepa observar los cambios de la pequeña muestra de fauna y flora que habita la ciudad, se habrá dado cuenta de que algo sucede. Aves migratorias han adelantado su vuelta y algunos árboles ya muestran señales de rebrote. Los cambios que se dan en los ciclos de los seres vivos tienen una relación directa con el comportamiento climático de su entorno, y los de este año parecen estar acoplándose al extraordinario comienzo de febrero que estamos viviendo.

Una simple comparativa entre los valores medios registrados en los primeros quince días del mes con los valores normales para un mes de febrero dibujan un contorno climático inquietante. La temperatura media registrada hasta el 15 de febrero es de 14.4 °C, un valor casi cuatro grados más alto que el normal para el periodo de referencia de 1981 a 2010. Una anomalía que se dispara en el caso de las máximas, de casi cinco grados. Si un febrero considerado normal registra una valor medio de 17.4 °C, el del año 2020 alcanza los 21.2 °C de temperatura máxima media en su primera mitad de mes. Ambos registros, los del presente año, se considerarían normales como valores medios de un mes de marzo, cuando la primavera climática y astronómica tiene comienzo.

Lo que ocurra los trece días que restan de mes, será determinante para calificar a febrero de 2020 como absolutamente histórico por su carácter cálido. De momento, los 14.4 °C de su primera mitad, teóricamente más fría que la segunda, ya superan en casi un grado al febrero más cálido desde que existen registros, el vivido en 2008 con una temperatura media de 13.6 °C.

¿Y qué va a ocurrir de ahora en adelante?

La semana que empezamos va a mantener una dinámica similar a las dos primeras. La potente zonalidad que vive el Atlántico Norte, azotando a las Islas Británicas con el paso incesante de profundas borrascas, condena a la Península Ibérica al dominio de las altas presiones. Sólo el paso de alguna vaguada asociada a las profundas borrascas del norte interrumpirán la tónica de días de cielos rasos y temperaturas primaverales.

Es lo que ocurrirá en las jornada de martes y jueves, cuando el paso tangencial de dos sistemas frontales en fase de descomposición enmarañe los cielos peninsulares, pudiendo incluso dejar algún chubasco aislado. Un breve lapsus en una dinámica de monotonía anticiclónica, que aún mantendrá las temperaturas por encima de sus valores normales en buena parte de la mitad sur peninsular.

Las máximas en Córdoba seguirán apuntando al entorno de los 20 grados, siendo el inicio de semana especialmente cálido, como una continuación de las tardes de sábado y domingo. El lunes el termómetro ascenderá de nuevo hasta los 22 o 23 grados en el valle del Guadalquivir, quedando entre uno y tres grados por debajo en el resto de la provincia.

Desde el martes, la entrada de aire más frío hará bajar del orden de un par de grados las temperaturas, quedando las máximas rondando los 20 o 21 °C. Con la entrada de nubosidad podría darse, no obstante, un ascenso de las temperaturas mínimas, para volver a quedar rondando los 10 °C durante las mañanas de martes y miércoles. Por su parte, el paso del sistema frontal dejará algo de inestabilidad durante la tarde del martes, que podría derivar en un aumento de nubosidad de evolución en áreas de sierra, sin descartar la presencia de algún chubasco aislado.

Más allá de la presente semana, las altas presiones parecen querer seguir teniendo el dominio de la atmósfera peninsular, para terminar de rematar un mes encaminado a batir récords por calor. Otro más.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats