Docentes de Religión demandan ser transferidos a la Junta en una concentración convocada por CSIF

Concentración de CSIF en apoyo a los maestros de Religión

Maestros y maestras de Religión se han concentrado hoy junto a la Subdelegación del Gobierno para denunciar la situación insostenible que padecen al tratarse de un personal que no fue transferido en su día a la Junta de Andalucía, y que sigue dependiendo de la Administración central. Esto último han señalado en una nota de prensa que es “lo que provoca disfunciones y hace que sus condiciones laborales no estén equiparadas a las del profesorado de Religión de Secundaria, que sí fue transferido al Gobierno andaluz”.

Con dicha protesta, CSIF, primera fuerza sindical de la enseñanza pública en Córdoba y en Andalucía, ha reclamado este miércoles que los 195 maestros y maestras de Religión que hay en los centros educativos públicos de la capital y de la provincia pasen a depender de la Junta. El sindicato ha advertido de que en caso de no observar ningún avance al respecto, intensificará sus movilizaciones en la calle y no descarta otro tipo de actuaciones.

El delegado del Profesorado de Religión de CSIF Córdoba, Rafael Ruiz, ha recordado que cuando se produjeron las transferencias educativas desde el Gobierno central a la Administración autonómica, hace ya casi 40 años, se transfirió a todo el personal de Educación excepto a los maestros de Religión. “Esta situación absolutamente irregular, como el propio Gobierno central la ha calificado en más de una ocasión, sigue arrastrándose después de varias décadas, y la siguen sufriendo estos profesionales de la educación que trabajan en centros de la Consejería de Educación y Deporte, pero dependen del Ministerio de Educación”, ha explicado el representante sindical.

“Esta circunstancia produce situaciones surrealistas como que, por ejemplo, los directores de los colegios de Infantil y Primaria, máximos responsables en los centros educativos, pertenecen a una Administración distinta, con distinta normativa, derechos y obligaciones, que la que rige para el personal de Religión de Primaria, que depende del Ministerio de Educación”, ha denunciado Ruiz.

Los maestros y maestras de Religión no tienen los mismos permisos y licencias que sus compañeros y compañeras de Secundaria, que sí fueron transferidos a la comunidad autónoma junto con el resto del personal educativo, ni tampoco pueden acogerse a reducciones por ser mayores de 55 años, ni se les reconocen sus sexenios por vía administrativa, ni son considerados personal del centro en algunos planes y programas educativos, así como tampoco les son reconocidas otras tareas o funciones docentes que les serían aplicables como miembros del claustro, argumenta.

“Esta situación claramente discriminatoria se ve agravada con el acuerdo alcanzado entre la Consejería y los sindicatos sobre el Convenio Colectivo del Profesorado de Religión, que no podrá ser de aplicación a los maestros y maestras hasta que no sean transferidos”, ha subrayado CSIF Educación Córdoba, que ha recordado que “ha reclamado insistentemente dichas transferencias, pero solo ha obtenido la callada por respuesta, tanto por parte del Ministerio como por parte de la Junta”. Por ello, el sindicato ha decidido emprender movilizaciones “para exigir a ambas administraciones que, con la mayor urgencia, se sienten con seriedad y altura de miras a negociar de una vez por todas las transferencias de los maestros de Religión, para que no continúen aumentando las injusticias hacia estos trabajadores y trabajadoras”, ha concluido Ruiz.

 

Etiquetas
stats