Desmantelan un laboratorio de coca en Córdoba en una operación mundial antidroga

.
La Guardia Civil detiene a 74 personas y se incauta de casi 600 kilos de droga en una investigación coordinada con la DEA estadounidense con registros en Madrid y CórdobaLa Guardia Civil ha llevado a cabo distintos registros y detenciones en Córdoba en una gran operación antidroga a nivel mundial que ha culminado con el arresto de 74 personas y la incautación de casi 600 kilos de cocaína. Según ha informado el instituto armado, en el marco de la denominada Operación Gallego desarrollada en colaboración con Agentes de la DEA (Drug Enforcement Agency) estadounidense, Policía Federal brasileña y la Policía de Aduanas y Fronteras francesa, ha desarticulado un importante grupo de personas dedicado al tráfico de cocaína, procediendo a la detención de sus 74 integrantes, los cuales se asentaban en Brasil, Colombia y España.Se han intervenido 575 kilos de cocaína, desmantelado 5 laboratorios (uno de ellos en Córdoba), incautadas 11 armas de fuego, dinero en efectivo y bloqueado numerosas propiedades del cabecilla de la organización.Las investigaciones se iniciaron a finales del año 2010, cuando agentes del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid tuvieron conocimiento de la existencia de una organización que pudiera estar introduciendo, en nuestro país, sustancias estupefacientes procedentes de Sudamérica.Se pudo saber que dicha organización estaba siendo investigada, a su vez, por personal destacado en la DEA, por lo que se aunaron esfuerzos para conseguir desmantelar al grupo delictivo que se mantenía muy activo en la introducción de cocaína en nuestro país.Tras meses de investigación, se llegó hasta una red perfectamente organizada y jerarquizada, cuyo cabecilla, un conocido narcotraficante colombiano asentado en Brasil, dirigía un complejo entramado dedicado al tránsito de droga y de dinero entre Sudamérica y Europa. Para facilitar la distribución de la droga, el cabecilla contaba con dos personas de confianza que residían en España, un hombre y una mujer, que ocupaban un alto escalón en la organización y que aseguraban la adulteración, transporte y venta de la droga a Italia y España.Una vez que la organización había logrado introducir la cocaína en España, normalmente mediante contenedores de mercancías, la trasladaban hasta uno de los cinco laboratorios que tenían establecidos para adulterarla, estando los mismos ubicados en Benalmádena, Boadilla del Monte, Córdoba y los distritos madrileños de Las Rosas y Entrevías.Cuando la cocaína estaba dispuesta para ser vendida, componentes de la organización la transportaban hasta Francia e Italia mediante dobles fondos ocultos en las carrocerías de vehículos.Así mismo, se valían de personas, conocidas como mulas, que ocultaban el dinero obtenido de las ventas de cocaína adosado en forma de planchas a sus cuerpos, para lograr llevarlo a Brasil, lográndose por los agentes que llevaban la investigación interceptar a una mujer en el Aeropuerto de Barajas, cuando ésta pretendía sacar el dinero de España.La organización mantenía fuertes medidas de seguridad, efectuando en cada movimiento que hacían numerosas contra vigilancias para detectar una posible presencia policial o evitar ser seguidos por miembros de otros grupos dedicados al narcotráfico. Casi siempre utilizaban taxis en sus desplazamientos por las ciudades y cambiaban de domicilios con bastante frecuencia, entorpeciendo así la labor policial.Dos de los principales objetivos de la operación resultaron muertos en el transcurso de la misma, siendo uno tiroteado en la puerta de su domicilio de Panamá y otro quemado dentro del maletero de su vehículo en Colombia.La explotación de esta investigación se ha desarrollado en varias fases a lo largo de estos dos últimos años, interviniéndose en diversos lugares del territorio nacional español, así como en la localidad de Marsella (Francia), en donde se interceptaron dos vehículos, uno de ellos con un doble fondo en el que se encontraron 30 kilogramos de cocaína, y en varias localidades de Brasil, incluida su capital Río de Janeiro, lugar en el que se detuvo al cabecilla de esta organización criminal.Los agentes han logrado la desarticulación de este grupo organizado y la detención de todos sus componentes, siendo en la última actuación cuando se detuvo al líder de la misma en su domicilio de Brasil, el pasado mes de junio.Todos los implicados (70 hombres y 4 mujeres) tienen edades comprendidas entre los 26 y los 59 años, son de origen español, colombiano, portugués, iraní, boliviano y muchos de ellos cuentan con antecedentes policiales por delitos relacionados contra la salud pública (tráfico de drogas).Los registros domiciliarios practicados en la operación se desarrollaron en Madrid, Getafe, Málaga, Benalmádena, Córdoba, Boadilla del Monte, Sau Paulo (Brasil) y Leganés.Según la Guardia Civil, se ha intervenido un total de 575 kilogramos de cocaína, 30 kilogramos de sustancias para corte (tetracaína y fenacetina), 588.000 euros en metálico, 10 armas largas y cortas y un fusil de asalto tipo AK-47, siete vehículos de alta gama, siete millones de dólares en moneda fraccionada, propiedades inmuebles valoradas en más de 15 millones de dólares y material de laboratorio (prensa, molinillos, moldes, productor químicos, lámparas, balanzas de precisión...).
La Guardia Civil detiene a 74 personas y se incauta de casi 600 kilos de droga en una investigación coordinada con la DEA estadounidense con registros en Madrid y Córdoba

Drug Enforcement Agency

mulas

Etiquetas
stats