La defensa de Gómez intenta desviar la atención con 'cuestiones fuera de la causa'

El fiscal y la abogada del Estado, durante la vista a Sandokán | MADERO CUBERO

Al empresario y exconcejal Rafael Gómez, conocido como Sandokán, y a sus cuatro hijos se les juzga actualmente por un presunto fraude a la Hacienda Pública de 58 millones de euros en los impuestos de su grupo de empresas y del IRPF entre los años 2003 y 2006, pero lo que en esta tercera jornada del juicio se ha practicado en la vista nada tiene que ver con los hechos por los que se les piden 44 años de cárcel al constructor y 22 años para cada uno de sus vástagos. La defensa de Gómez ha llamado a declarar a varios testigos que han tratado sobre asuntos que no son los directamente juzgados en la causa, en lo que parece ser una estrategia de desviar la atención sobre los hechos por los que se sientan en el banquillo.

En esta tercera jornada del juicio, un inspector de Hacienda destinado en la Inspección Regional de la Agencia Tributaria en Sevilla ha confirmado que, tras una inspección por el pago del impuesto de dos sociedades de Rafael Gómez, se le impuso inicialmente una "sanción leve", una calificación que no ha quedado certificada que fuera la que tuvo el expediente al final y que, además, se circunscribe a unos hechos que no son los que se juzgan en esta causa.

Asimismo, la defensa del constructor ha llamado a declarar a quien le vendió a Gómez unos terrenos en Torremolinos (Málaga) sin que en la formalización de las escrituras quedara constancia del pago de un cheque de 300.000 euros que se realizó como señal de la compraventa. Un pago que "nunca se regularizó" en las escrituras, según ha confirmado el vendedor de los terrenos.

Y, como tercer testigo de la defensa en esta jornada, un abogado de un despacho que trabajaba con Gómez ha certificado que en el desarrollo de los planeamientos urbanísticos del empresario solía contar con "ornamentación" especial como la de estatuas -poniendo de ejemplo Puerto Marina en Benalmádena (Málaga) o la "puerta monumental" en la promoción de viviendas de la Carrera del Caballo en Córdoba.

Llegados a este punto, y tras el desvío de la responsabilidad que ha venido haciendo la defensa de Gómez hacia la Agencia Tributaria y hacia asesores externos sobre la contabilidad y fiscalidad de las empresas del constructor, el juicio llega al punto donde realmente se van a dilucidar los hechos juzgados. Será a partir del próximo lunes cuando tomen la palabra los distintos peritos que testificarán sobre los hechos por los que se acusa de 11 delitos al empresario y de 8 a cada uno de sus hijos.

Será en una prueba conjunta -con posibilidad de réplica, aclaraciones y matices- como establece la Ley de Enjuiciamiento Criminal, donde declararán cuatro peritos de la Agencia Tributaria llamados por la Fiscalía y la Abogacía del Estado, un quinto perito también de la Agencia Tributaria designado judicialmente y otros tres peritos de parte de la defensa de Gómez y sus hijos. Se prevé que esta práctica se desarrolle durante las tres próximas jornadas del juicio y que el jueves de la semana próxima puedan realizarse las conclusiones del mismo.

Cabe recordar que este juicio a Gómez y sus cuatro hijos llega después de que el área de Grandes Contribuyentes de la Agencia Tributaria iniciara una inspección y de que la causa haya sido instruida durante más de siete años.

Etiquetas
stats