CSIF dice que el agresor de Moriles atacó a otro facultativo hace un año

Imagen de archivo de una protesta de CSIF
El sindicato pide que estos episodios sean considerados delitos de atentado contra la autoridad

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, de Córdoba expresa su “repulsa más firme” a la agresión sufrida por un médico el pasado sábado en el Centro de Salud de Moriles por parte de un usuario. El sindicato considera “totalmente injustificadas” este tipo de actitudes que reflejan “la gran desprotección que padecen los trabajadores de la Sanidad Pública”.

En una nota de prensa, el presidente del Sector de Sanidad de CSIF Córdoba, Antonio Poyato, informa de que el presunto agresor es un paciente toxicómano de la localidad que habitualmente acude al centro de salud para solicitar medicación. En el suceso ocurrido el pasado sábado, el usuario amenazó a tres profesionales que le estaban atendiendo con un hocino (un arma blanca parecida a un hacha), llegando a herir a un médico en el brazo.

Poyato recuerda que no es el primer episodio de estas características que protagoniza esta persona. Hace un año llevó a cabo una agresión a otro médico que desarrolla su labor en el Centro de Salud de Moriles. Estos hechos fueron denunciados y el atacante fue condenado a una “insignificante” multa económica. En este sentido, el sindicato pide a la Justicia que este tipo de sucesos sean considerados como delitos de atentado contra la autoridad.

El Sector de Sanidad de CSIF señala que, al parecer, la Dirección del Centro de Salud de Lucena –del que depende administrativamente el de Moriles- instó al médico agredido a volver a su puesto de trabajo poco después de ser atendido de sus heridas en el Hospital Comarcal Infanta Margarita de Cabra.

CSIF reclama al Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba que incremente las medidas de seguridad para evitar estos episodios e incrementar la sensación de protección de los trabajadores. Asimismo, pide que el centro sanitario cuente con la plantilla suficiente para atender a la población de un municipio que en verano incrementa su población por la visita de emigrantes que vuelven a su localidad de origen a pasar sus vacaciones. “La escasez de personal es un factor desencadenante de las agresiones sufridas por parte de los profesionales”, recalca Poyato

CSIF recuerda que pone a disposición de todos los empleados de la Sanidad Pública cordobesa que sean agredidos en su puesto trabajo, tanto física como verbalmente, sus servicios jurídicos para que inicien, si así lo estiman oportuno, acciones legales con el fin de defender su integridad física y moral en el desempeño de su labor en un centro público.

Etiquetas
stats