Córdoba perdió casi 700 empleos en Sanidad entre 2011 y 2013

Entrada del hospital Reina Sofía. | MADERO CUBERO

La etapa de crisis económica, que no termina de alcanzar su final en España, afecta a todos los sectores de la sociedad. El público no es una excepción. No pocas veces se habla de recortes a la hora de denominar las disminuciones presupuestarias de áreas concretas e incluso en lo que se refiere a la pérdida de puestos de trabajo. En este caso, lógicamente, ese segundo asunto corresponde a personal que no pertenece al funcionariado o a la falta de incorporaciones cuando tienen lugar jubilaciones u otro tipo de bajas laborales. Quizá ésa, la última expuesta, sea la razón principal por la cual el Servicio Andaluz de Salud (SAS) presenta datos poco alentadores en materia de empleo. Al menos si uno observa y analiza las estadísticas existentes para el período comprendido entre 2011 y 2013. La caída en ocupación en ese ciclo temporal es de casi 700 posiciones en la provincia de Córdoba, que sin embargo es la que menos se ve afectada por esa complicada fase en la Sanidad autonómica.

Ése es el resumen esencial que permite realizar, tras el estudio de todas las cifras, el informe Fiscalización de determinadas áreas de la gestión de Recursos Humanos del Sector Sanitario Público de Andalucía, publicado recientemente por la Cámara de Cuentas de Andalucía. Se trata de un análisis detallado sobre diversos aspectos del funcionamiento del SAS en la etapa ya mencionada. Es decir, entre 2011 y 2013, un bienio en el que predominó la reducción de plantilla en el sistema de salud regional. De hecho, todas las provincias padecieron los efectos de los tiempos de vacas flacas y vieron decrecer sus números globales de empleo. Cierto es que en algunos casos fue mucho más acentuada la disminución de trabajos que en otros.

Con una visión general del panorama, tras la revisión de los guarismos, Córdoba es la provincia que menos sufrió en ese proceso de reducción de plantilla. Dicha conclusión cobra forma con las estadísticas a nivel porcentual. En esos términos, la peor parte se la llevaron Málaga y Huelva, con pérdidas de puestos de trabajo de un 9,07 por 100 y de un 8,93 por 100, respectivamente. Unos datos que significaron disminuciones de unos 1.458 y 553 empleos en cada uno de los territorios. A nivel de cuantificación, el valor más negativo fue el que padeció Sevilla, donde desaparecieron, de una forma u otra -según lo explicado anteriormente-, unas 1.801 posicione. Para que no existan dudas: su reducción fue menor porcentualmente debido a la dimensión laboral, que es mucho mayor en la capital andaluza (en 2013, Málaga tenía unos 14.615 empleados en Sanidad y Sevilla, unos 21.013).

Radiografiada toda la escena andaluza, Cádiz fue la tercera provincia que más sufrió entre 2011 y 2013: perdió un 8,85 por 100 de puestos, o lo que es lo mismo unos 1.171. En cuanto al resto de territorios, sólo Jaén superó el 8 por 100, con un 8,22, de disminución de plantilla en el período analizado. Ése dato ya fue positivo de por sí para Córdoba, y mejoró al descubrirse como la provincia que menos empleos dejó de tener en el SAS. A nivel porcentual, decreció en un 7,15 por 100. Mientras, en el apartado cuantitativo fueron casi 700 las posiciones de trabajo las que desaparecieron entre las diferentes parcelas sanitarias (Centros Regionales de Transfusiones Sanguíneas -CRTS-, Distritos, Áreas de Gestión Sanitaria (AGS) y hospitales). En total, fueron unos 691 los puestos que se redujeron en esos dos años.

Sufren los CRTS, Distrito Guadalquivir y Área Norte

Los denominados como recortes se dejaron sentir, como quedó comprobado, en toda Andalucía en lo que al SAS respecta. También en Córdoba, por mucho que ésta fuera la provincia menos doliente. Pero en cada caso afectó más a unos apartados, o zonas administrativas, que a otros. Sucedió también por estos lares, donde la peor parte se la llevaron los CRTS. Eso sí, fue a nivel porcentual y no en el aspecto cuantitativo. En esos centros la reducción de plantilla fue sólo de un 1,59 por 100 en 2012, pero de un 5,48 por 100 en 2013. La última cifra fue la más alta de todas las registradas según el informe publicado por la Cámara de Cuentas de Andalucía. Sólo estuvieron cerca el Distrito Guadalquivir, que en 2013 sufrió una bajada de un 5,06 por 100 de empleos (en 2012 fue del 3,93 por 100), y el Área Norte, que en 2012 vivió una disminución del 5,03 por 100 (en 2013 fue del 3,90).

En cuanto al Hospital Universitario Reina Sofía, el principal complejo de la provincia, su reducción de plantilla fue de un 2,58 por 100 en el primero de los períodos anuales y de un 3,88 por 100 en el segundo. En cifras, ese dato significó la pérdida de unos 327 empleos en el centro sanitario de la capital, donde se pasó, de 2011 a 2013, de 5.384 trabajadores a 5.041. Numéricamente, el Área Sur fue a la estela con unas 151 posiciones laborales perdidas. En el apartado capitalino, el Distrito Córdoba padeció una disminución de unos 62 empleos en el ciclo temporal estudiado. En porcentajes, fue de un 4,17 por 100 en 2012 y de un 3,43 por 100 en 2013.

Por funcionalidad laboral, existieron diferencias significativas entre los datos de los distintos centros. Por ejemplo, en el Hospital Reina Sofía decayeron principalmente las posiciones de Administración (unas 90), de Auxiliar de Enfermería (unas 70) y de Enfermería (unas 69). Ese último sector fue el que más sufrió también en las Áreas de Gestión Sanitaria, tanto en la Norte como en la Sur, con unos 31 y 33 puestos menos. Importante fue el dato que dejó el último AGS en relación al número de facultativos, pues éste descendió en unos 40. La reducción de facultativos también fue la mayor en el Distrito Córdoba (unos 17 menos en 2013 respecto de 2011), donde al igual que en el Distrito Guadalquivir fue significativa también la disminución en Enfermería. En los CRTS la peor parte fue para los administrativos y los Técnicos Superiores y Medios.

Etiquetas
stats