Córdoba descartó dos proyectos del nuevo Pritzker de arquitectura

.
El coreano Toyo Ito se presentó al concurso para la construcción del Palacio del Sur, y perdió, y dibujó un anteproyecto para la reforma del antiguo Simago en Jesús y María

Córdoba podría ser hoy una ciudad con edificios construidos por el nuevo premio Pritzker, una especie de máximo galardón para los arquitectos a nivel mundial y que ayer recibió el coreano Toyo Ito. Pero no lo es. La ciudad descartó el proyecto con el que Toyo Ito se presentó al concurso de ideas para el proyecto del Palacio del Sur en Miraflores, que al final ganó Rem Koolhas, y dejó un anteproyecto del que nunca más se supo para la reforma del antiguo Simago en la calle Jesús y María que iba a acometer el Corte Inglés tras la restauración del Teatro Góngora.

Toyo Ito llegó a visitar Córdoba en numerosas ocasiones durante el mandato 1999-2003 en el que el socialista José Mellado presidía la Gerencia Municipal de Urbanismo y encargó un auténtico aluvión de maquetas y proyectos para la ciudad. El proyecto del Palacio de Congresos no llegó a trascender, pese a que, a diferencia del que presentó Koolhas y que finalmente ganó, se adaptaba perfectamente a las bases del concurso: una parcela concreta y de propiedad municipal en Miraflores. Koolhas no. Koolhas obligó al Ayuntamiento a expropiar suelos y modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para acoger su edificio y esto fue lo que lo retrasó y, probablemente, dejó sin construir.

Toyo Ito diseñó además un anteproyecto para el edificio del Corte Inglés en la calle Simago. Su maqueta todavía está en la sede de la Gerencia Municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Córdoba. El coreano preveía la construcción en las azoteas de Jesús y María de jardines adornados con grandes cúpulas. El edificio sigue vacío a día de hoy. El anteproyecto preveía eliminar el desnivel de 20 metros entre los dos edificios con este jardín superior.

Toyo Ito (1941) ha sido galardonado con el Premio Pritzker de Arquitectura 2013 por una obra "que combina innovación conceptual con edificios soberbiamente ejecutados", por una arquitectura excepcional y por "la dimensión espiritual y poética que transciende de todas sus obras". A sus 71 años, el arquitecto japonés "es un creador de edificios atemporales, con los que audazmente propone nuevos caminos. Su arquitectura proyecta un aire de optimismo, ligereza y alegría, y está impregnada de un sentido de unicidad y universalidad", según las consideraciones del jurado, presidido por lord Peter Palumbo.

Etiquetas
stats