Córdoba aminora su crecimiento en el número de autónomos

Apecto de la calle Cruz Conde en una campaña navideña pasada | MADERO CUBERO
Si en el primer trimestre de 2014 la provincia registró el alta de 281 nuevos autónomos, en 2015 se han apuntado solo 62

La conclusión principal para Andalucía que se desprende del estudio

de coyuntura realizado por UATAE sobre la Evolución del Trabajo por Cuenta Propia en el primer trimestre de 2015 en Andalucía, es que el crecimiento del número de autónomos y emprendedores en la Comunidad ha experimentado una desaceleración en el primer trimestre del año, ya que el incremento medio ha sido de 1.756, un 0,35%, mientras en el mismo periodo del año pasado fue de 3.135, un 0,67% de aumento, lo que representa 1.379 autónomos menos que en 2014, un 44 % menos.

En una nota de prensa se indica que, por provincias, sólo Jaén mejora los resultados del primer del trimestre del año pasado, ya que entonces perdió 125 autónomos y ahora aumenta en 78. En el resto de provincias los incrementos del primer trimestre de este año son inferiores a los del año pasado: Málaga, de 969 autónomos más en el primer trimestre de 2014 a 661 este año; Sevilla, de 683 a 377; Cádiz, de 346 a 127; Córdoba, de 281 a 62; Granada, de 376 a 130; Huelva, de 227 a 18; y Almería, de 377 a 302.

Ello supone que el incremento anual que, en diciembre de 2014 se situaba en 16.646 autónomos, sea en marzo de este año de 15.267. Estos datos, en un momento de mejores expectativas económicas, demuestran, como ya venimos apuntando desde UATAE, que buena parte del incremento de autónomos en la crisis en la Comunidad andaluza se debía al desempleo masivo y la falta de expectativas de encontrar un empleo asalariado, lo que empujaba a muchas personas a intentar una actividad por cuenta propia en muchos casos con dificultades para prosperar.

Como ejemplo están los datos sectoriales de afiliación en Andalucía durante los tres primeros meses de este año, ya que las actividades que más crecieron durante la fase aguda de la crisis han comenzado a perder fuelle y a dejar de protagonizar el crecimiento del número de autónomos, especialmente aquellas que se consideraban más propicias para emprender, como el comercio y las actividades profesionales (incluida la educación y la sanidad). El sector del comercio que en el primer trimestre del año pasado aumentó en 819 autónomos en Andalucía, ha perdido ahora 110 y las actividades profesionales que aumentaron en 1.469 ahora lo han hecho en 646. A ellos hay que añadir el sector de la agricultura y ganadería, importante motor de la economía andaluza y que aumentó en los tres primeros meses del año pasado en 536 y ahora en 299.

Por el contrario, sectores que han pasado por muchas dificultades en los momentos más duros de la crisis, están teniendo mejores resultados. Hablamos de la construcción, que perdió en el primer trimestre del año pasado 432 autónomos y ahora ha aumentado en 271; industria manufacturera, 24 en 2014, 200 más en 2015; o transportes, 71 menos en los tres primeros meses del año pasado y ahora 32 más.

Para Jesús Valencia, Secretario General de UATAE Andalucía, “si bien es satisfactorio que el número de autónomos haya crecido en el primer trimestre del año en la Comunidad, es importante tener en cuenta que se está produciendo una desaceleración en el ritmo de crecimiento debido, fundamentalmente, a la pérdida de protagonismo de los sectores que más tiraban antes del crecimiento de autónomos como las actividades profesionales y el comercio”.

Según Valencia “podríamos decir que las mejores expectativas del empleo asalariado empujan menos a la gente a emprender una actividad por cuenta propia, al tiempo que, muchas actividades que se emprendieron en los sectores de comercio y actividades profesionales empujados por la crisis no se han consolidado”.

Para Jesús Valencia es también muy preocupante la elevada rotación que se comienza a observar entre los trabajadores por cuenta propia, ya que para consolidar un nuevo autónomo o emprendedor “se están necesitando diez altas”.

No obstante, en estos datos también hay un resultado positivo como que sean los sectores más castigados por la crisis, como construcción, industria manufacturera y transporte, los que estén tomando el relevo en materia de crecimiento del número de autónomos“.

Finalmente, Jesús Valencia subraya que las propuestas de estímulo anunciadas por el Gobierno de España son en general positivas, pero –añade- “las medidas de fomento basadas en cotizaciones a la Seguridad Social e incentivos fiscales son insuficientes, siendo necesario un potente plan para consolidar las actividades, mejorar el acceso a la financiación y realizar una política de segunda oportunidad, mejorando al tiempo la protección de los autónomos mediante un sistema de tributación y cotización en base a los ingresos reales”.

Etiquetas
stats