Un constructor, acusado de quedarse con dinero de las hipotecas de sus clientes

Audiencia de Córdoba | MADERO CUBERO
El fiscal pide cuatro años de prisión para el imputado por un delito continuado de apropiación indebida

El Ministerio Público pide cuatro años de prisión para un constructor que presuntamente se quedó con el dinero que sus clientes le dieron para cancelar las hipotecas subrogadas con las que habían comprados sus viviendas.

El acusado, J. J. B era el administrador único de una constructora de Santaella que suscribió con cuatro clientes contratos privados de compraventa de los inmuebles en una promoción inmobiliaria. En estos contratos se estipuló que el precio se abonaría en diversos pagos hasta la escritura pública del bien. El resto, se haría subrogando las hipotecas que la promotora iba a desarrollar en cada una de las fincas.

“El acusado, lejos de cancelar dichas hipotecas con el precio recibido por los compradores y que iba destinado a dicha finalidad, incorporó a su patrimonio dichas cantidades”, reza el escrito de calificación del fiscal. El fiscal pide cuatro años de prisión para el imputado por un delito continuado de apropiación indebida.

Etiquetas
stats