Confirmada la pena de prisión para operarios de una empresa de gas por estafar a ancianos

Audiencia Provincial | MADERO CUBERO

La Audiencia Provincial de Córdoba ha confirmado este lunes de manera íntegra la condena de prisión, ya dictada por el Juzgado de lo Penal número 4 de la ciudad, a tres personas por un delito continuado de estafa a una veintena de usuarios de gas, en su mayoría personas mayores. Los autores son el administrador y dos operarios de la empresa Gas Califa S.L., conocida por Infogas. La sentencia es de tres años de cárcel para el primero y de un año y seis meses para los dos empleados.

Según informa la Fiscalía Superior de Andalucía, también se condena a la empresa Infogas a una pena de 8.000 euros de multa. Del mismo modo, condena a la sociedad a indemnizar a las víctimas con las cantidades defraudadas, que ascienden a una media de 260 euros, según las denuncias.

La sección de Defensa de los Consumidores de la Fiscalía de Córdoba procedió, desde el principio, a solicitar, tanto al Servicio de Consumo del Ayuntamiento como al de la Junta de Andalucía, que agrupasen todas las reclamaciones. De esta forma, pretendía presentar desde la Fiscalía una denuncia conjunta por delito continuado de estafa por la cifra total defraudada.

Para el fiscal responsable de la Defensa de los Consumidores, Fernando Urbaneja Santos, “la respuesta y capacidad de interlocución con las administraciones para unificar las denuncias ha sido decisoria para alcanzar una condena de prisión a este fraude continuado, que se repite en distintas provincias españolas”. Con este proceso se ha conseguido una de las pocas sentencias condenatorias con cárcel para autores de estafa a usuarios de gas.

Las denuncias que se tramitaban independientemente y dado el escaso valor de lo defraudado daban lugar a un juicio de faltas, actualmente considerado delito leve. Por ese motivo existían consecuencias poco disuasorias para los autores del fraude.

La condena de prisión confirmada fue solicitada por la Fiscalía de Defensa de los Consumidores. Los hechos se produjeron entre enero de 2013 y agosto de 2014 en Córdoba capital, cuando los operarios de esta empresa de gas, en un plan diseñado por el administrador de Gas Califa, se ofrecían para realizar inspecciones rutinarias en los hogares con revisiones no exigibles y simulaban o llevaban a cabo reparaciones que no correspondían con necesidades reales.

Cuando accedían a viviendas en las que se encontraban personas mayores, bien porque estaban solas o enfermas, aprovechaban estas situaciones para convencerlas de que tenían obligación de realizar cambios en la instalación del gas. Los operarios emitían factura y exigían el pago inmediato e iban provistos de una terminal para pago mediante tarjeta de crédito, si las víctimas manifestaban carecer de efectivo en la casa.

Etiquetas
stats