Concluyen las obras en Enrique Redel y López Diéguez

El alcalde y un grupo de vecinos, durante su visita al fin de las obras.
El alcalde asegura que los trabajos, que han costado 300.000 euros, se han ejecutado por una demanda vecinal que aseguraba que las calles incumplían la normativa de barreras arquitectónicas

El alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, ha visitado la reforma realizada en los últimos meses en las calles Enrique Redel y Hermanos López Diéguez, contempladas en el plan 50 Obras en 50 Barrios con un presupuesto cercano a los 300.000 euros y que ha mejorado “considerablemente” este eje para el uso del peatón con el rediseño de los acerados y su pavimentación a base de grandes losas de granito, evitando los obstáculos y las barreras arquitectónicas, según ha informado el Ayuntamiento de Córdoba a través de una nota de prensa.

José Antonio Nieto, ha apuntado que la actuación en las calles Enrique Redel y Hermanos López Diéguez responde “a la demanda realizada por los vecinos que consideraron necesaria esta intervención de mejora que ha consistido en una mejora integral de la seguridad y una apuesta por priorizar el sentido peatonal del entorno de los barrios que componen el casco histórico”. En este caso, la actuación municipal se ha llevado a cabo en una de las calles que componen uno de los ejes principales de la Ajerquía Norte.

Además, Nieto ha puntualizado que en los próximos meses se intensificarán las acciones en la zona con una actuación importante como es la reforma de la plaza de San Agustín, un reto de este equipo de gobierno que atiende una demanda vecinal histórica. “El reto marcado por el plan 50 Obras en 50 Barrios es dar respuesta a solicitudes de cada uno de los barrios de la ciudad con actuaciones concretas que redundan en mejora de la calidad de vida de todos los vecinos de la ciudad, pero que en el caso de proyectos como el de las calles Enrique Redel, López Diéguez y la propia plaza de San Agustín, se ocupan de mejorar y proteger el propio casco histórico de la ciudad”.

La demanda vecinal señalaba que tanto Enrique Redel como Hermanos López Diéguez eran dos calles que incumplían la normativa de barreras arquitectónicas, tenían el acerado desgastado y la calzada en mal estado, según informa el Consistorio. El proyecto se ha redactado siguiendo los criterios del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico de Córdoba y se integra en las actuaciones ya realizadas en dos zonas colidantes, como son la calle San Pablo y El Realejo.

La calzada cuenta ahora con una anchura homogénea de tres metros y las aceras 1,70 metros. Hay aparcamientos en línea y en batería donde la anchura de la calle lo permite y en las zonas más anchas se han plantado árboles de porte bajo.

Etiquetas
stats