Un concierto benéfico busca recaudar fondos para la familia Donoso

Momentos previos a la rueda de prensa ofrecida el 3 de abril por el investigador Félix Ríos, la abogada de la familia Donoso y una hermana de Soledad, para explicar los últimos pormenores del caso. | FOTO: MADERO CUBERO
Medina Azahara, Estirpe, Felipe Conde y Lya, entre otros artistas, actuarán el jueves en el teatro de la Axerquía

La investigación para esclarecer el presunto crimen de Soledad Donoso, hace 20 años, es cara. Para tratar de recaudar fondos, la asociación Justicia para Soledad Donoso Toscano ha organizado un concierto benéfico el jueves que viene en el teatro de la Axerquía. Por el precio de 5 euros, los asistentes podrán presenciar las actuaciones de grupos y cantantes locales. Medina Azahara, Estirpe, Felipe Conde, Lya, Álvaro Vizcaíno, Anabel Dueñas, Maikel de la Riva y Rosa María Miranda conforman el cartel. Las entradas pueden comprarse en Fuentes Guerra y el Gran Teatro.

Los restos de Soledad aparecieron el 14 de octubre de 1992 en la orilla del Guadalquivir a su paso por Córdoba. No se sabía nada de ella desde hacía 14 días. Había salido de casa de sus padres, donde vivía, en la plaza de San Pedro para ir a su trabajo en una pizzería de la avenida Barcelona. El cadáver de la muchacha de 18 años se encontraba en muy mal estado, desmembrado y descompuesto, posiblemente por la acción de las alimañas y las fuertes lluvias que cayeron ese mes sobre la ciudad.

Nunca se supo si las heridas habían sido producidas por mordeduras de animales o por otros factores. Tampoco su autopsia arrojó pistas. Y durante años siguió sin saberse a ciencia cierta qué le ocurrió a Donoso ni cómo murió. Hoy, su familia está convencida de que fue asesinada y que la persona de la que siempre sospecharon y hoy está imputado, fue su verdugo.

En septiembre de 2012 iba a prescribir el crimen. La familia, con la ayuda del criminólogo y perito judicial canario Félix Ríos, del grupo Laxshmi -una asociación de lucha por resolver casos de crímenes olvidados- luchó por que se revisasen de nuevo todas las pruebas que se practicaron en su momento, así como volver a interrogar a todas las personas a las que se tomó declaración; la segunda consiste en una campaña masiva en los medios de comunicación para buscar pistas o testimonios de personas que puedan hablar tras 20 años.

Así se hizo. Las nuevas voces y las nuevas pruebas permitieron reconstruir los momentos antes de que se produjese el supuesto crimen. Las nuevas pruebas de la policía científica corroboraron las sospechas, detectando fuertes impactos en los huesos de Soledad ocurridos antes de la muerte, tanto en su rostro como en uno de los brazos.

Etiquetas
stats