El coche 'ponemultas' sanciona por error a un centenar de vehículos bien aparcados

Instalación de la cámara de seguridad en la calle Diario de Córdoba. | MADERO CUBERO
El fallo de un agente a la hora de identificar los coches infractores lleva al Ayuntamiento a enviar las multas y posteriormente retirándolas con una carta de disculpas

Ha sido un fallo humano. El conocido como coche ponemultas recién adquirido por la Policía Local de Córdoba ha sancionado por error a un centenar de vehículos que estaban mal aparcados, según han confirmado fuentes municipales y ha publicado hoy el periódico El Día de Córdoba. El Ayuntamiento ha enviado dos cartas a los sancionados. En la primera, les comunicaba la multa, que era de 200 euros. En la segunda, les anunciaba que se trataba de un error y les aseguraba que retirarían la sanción, como así ha sido.

En concreto, y según ha podido saber este periódico, el software informático del coche ponemultas ha funcionado perfectamente. Sin embargo, el agente de la Policía Local que tenía que analizar el contenido de las imágenes y denunciar los vehículos mal aparcados pulsó la tecla equivocada y sancionó a todos los que estaban en la cale. En total, según las fuentes, se trata de algo más de un centenar de coches.

El sistema con el que funciona el coche de la Policía Local es bien sencillo. El vehículo tiene instalada una cámara que graba imágenes. El vídeo es después exportado a través de un programa informático de lectura de matrículas. Antes, un agente de la Policía Local se tiene que encargar manualmente de introducir en el programa informático las matrículas que él mismo ha visto de los coches que están mal aparcados. El programa discrimina y automáticamente emite la sanción. En esta ocasión, lo que ha fallado ha sido el agente que debía introducir las matrículas de los coches mal aparcados. Por defecto, se ha multado a todos los que estaban en la calle.

Fuentes municipales han precisado que el error ya está subsanado y que los conductores multados no tienen de qué preocuparse, pues no se le va a cobrar la sanción.

Este sistema con este mismo software funciona también en el resto de cámaras de la Policía Local. Es el caso de los carriles bus. Un agente revisa constantemente las imágenes y en el caso de detectar que un vehículo no autorizado entra en este carril introduce su matrícula y automáticamente se le impone la sanción. Ocurre igual con las cámaras que restringen el tráfico en determinadas calles, como en la Ribera o la calle San Fernando. En los dos casos el software ya cuenta con las matrículas de los vehículos autorizados, que son las que son filtradas.

Etiquetas
stats