Cáritas no tiene recursos para ayudar a más familias de las que ya atiende

Presentación del Informe 2017 de Cáritas | TONI BLANCO

Cáritas reconoce que en Córdoba no tiene recursos suficientes para aumentar la atención a las familias necesitadas. En su informe sobre 2017 presentado este lunes, la organización da cuenta de que en 2017 destinó en la capital y la provincia 5,4 millones de euros para dar cobertura a más de 20.000 familias, un número similar al del año anterior.

La ayuda desplegada la llevó a cabo Cáritas diocesana y 167 parroquias, con 1.700 voluntarios, donde se centraliza y da salida a los alimentos, ropa, ayuda para suministros o vivienda y acompañamiento que reciben las familias beneficiarias. Así lo ha asegurado el secretario general de Cáritas en Córdoba, Salvador Ruiz, durante la presentación de la memoria anual y la Semana de la Caridad, con motivo del Corpus Christi, en la que ha estado presente también la directora de Cáritas Diocesana en Córdoba, Dolores Vallecillo.

Ruiz indicó que la crisis no ha acabado y la precariedad se ha estabilizado y normalizado, pues de las 20.000 familias atendidas, muchas están en situación gravísima, con varios miembros a cargo del sustentador principal y con las prestaciones sociales agotadas. En Córdoba se da la circunstancia de que existen muchos contrastes según zonas, pues en la capital hay parroquias que atienden a cien personas y otras que se ocupan de unas mil en ciertos barrios.

También han puesto el foco en la vulnerabilidad en los pueblos. Así, en las intervenciones y proyectos en la Vicaría de la ciudad se ayudó a 9.268 personas con 368.079 euros en la Campiña a 5.160 personas con 179.193 euros, en la Sierra a 2.150 personas a las que se destinó 91.015 euros y en el Valle a 1.845 personas con 98.019 euros.

Según Cáritas, la crisis ha hecho mella especialmente en los perfiles más vulnerables. De esta forma, como rasgos generales se da una feminización de la pobreza, es decir, acuden a Cáritas muchas mujeres jóvenes con personas a su cargo. La pobreza ahora se hereda, advierten sobre los niños que hoy son pobres y serán adultos pobres, y se ceba con dos colectivos como el de los mayores y discapacitados, para lo que Cáritas contrató en 2017 a 40 mujeres en riesgo de exclusión social para atenderlos como auxiliares de ayuda a domicilio.

"Ya no hay colchón familiar"

Otra de las características señaladas es que la mitad de los hogares en riesgo de exclusión social no tiene apoyo de sus familias y amigos para salir de esta precariedad ya que la crisis ha acabado con este "colchón" de ayuda que antes existía y que ahora, si se da, es más en las zonas rurales que en la capital.

De entre los beneficiarios de Cáritas en Córdoba destacan los más pobres entre los pobres, es decir, las personas que no tienen hogar. En total fueron 832 personas atendidas el año pasado en esta situación con una inversión de 1.030.872,23 euros. De ellas 167 en la Casa Madre del Redentor, 334 en el dispositivo nocturno de atención (con 50 personas por noche), 252 en el ala de baja exigencia, 39 en el Hogar Residencia San Pablo y 40 en el servicio de acogida de reclusos Virgen de la Merced. También los países pobres y en conflicto han recibido 30.000 euros de cooperación internacional.

Por otra parte, Cáritas ofrece formación y empleo a 639 personas, de las que 178 fueron contratadas en 2017 y 59 participaron en cursos de formación específica para el empleo. Además, 185 personas encontraron trabajo en otras empresas fuera de Cáritas con la intermediación laboral de Solemccor. En cuanto a los ingresos de Cáritas, provienen en un 57% de donaciones y de los 1.700 socios y donantes periódicos con los que cuenta; un 30% de las personas que marcan la equis de la Iglesia en la casilla de la Declaración de la Renta y el resto de subvenciones europeas y de otras administraciones, especialmente la Junta de Andalucía.

En esta Semana de la Caridad, el lema es Aprender del pasado para compartir el futuro. El delegado diocesano Manuel María Hinojosa, señaló que con éste se pretende recordar a dos colectivos desfavorecidos como son los mayores y la infancia, a los que Cáritas quiere dar prioridad y renovar la gratitud con los mayores, despertando en la sociedad un compromiso para acoger a estas personas.

Entre los actos de esta semana dedicada a la caridad, destacan una Vigilia de Oración por los pobres en la parroquia de San Miguel este miércoles, el jueves una cuestación por las calles para "hacer ver que los pobres existen y todas las personas de buena voluntad puedan ayudar", explicó Hinojosa, y el domingo por la tarde la procesión del Corpus Christi desde la Catedral.

Etiquetas
stats