¿Este calor tiene fin? Temperaturas estables antes del cambio de tiempo

.

Bochorno. Esa sensación, junto con las elevadas temperaturas, han sido las protagonistas meteorológicas de la semana. Un combinado que dejó nubosidad de evolución e incluso algún chubasco tormentoso aislado en el norte de la provincia a mediados de semana. La responsable de esta agobiante situación fue el paso de una vaguada por el norte peninsular, que introdujo abundante humedad en capas medias y bajas del interior peninsular.

Esa tónica, afortunadamente, va a pasar a mejor vida. La estabilización de la atmósfera peninsular va a permitir que la humedad en el interior se normalice, lo que ayudará, especialmente durante la tarde del sábado, a que se incrementen ligeramente las temperaturas en superficie. Con este panorama queda por vivir aún una jornada de viernes donde la humedad, ya en declive, y las altas temperaturas sigan conviviendo dejando aún cierto ambiente 'tropical'.

En el caso del valle del Guadalquivir volveremos a rondar máximas de unos 38 °C y mínimas por encima de los 20 °C. Algo menos en el resto de la provincia, con localidades como Pozoblanco, Priego de Córdoba o Lucena que rondarán los 35 °C de máxima y 18 °C de mínima durante la jornada del viernes.

Será la tarde del sábado cuando ya diluida del todo la humedad del interior peninsular, el tradicional ambiente seco de agosto se apodere de nuevo de toda la provincia. En el caso de la capital y su entorno, las máximas podrán subir ligeramente entre uno y dos grados, por lo que es probable que la Agencia Estatal de Meteorología acabe activando el aviso amarillo por temperaturas superiores a los 38 °C en la Campiña cordobesa. Del mismo modo habrá un ligero descenso en el resto de la provincia, donde las máximas quedarán rondando los 36 o 37 °C.

¿DANA a la vista?

Lo más interesante del fin de semana podría darse a últimas horas del domingo, cuando el descuelgue de una baja fría desde el entorno de las Islas Británicas, introduzca algo de movimiento  en la atmósfera peninsular durante el inicio de la nueva semana. Hasta el momento los modelos no acaban a cerrar un episodio propio de finales de verano, de inestabilización como consecuencia del paso de una DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos).

La naturaleza caótica de estos fenómenos hacen difícil su predicción a más de 72 horas, pero de momento el escenario más probable apunta en una dirección, que las jornadas de lunes a miércoles las tormentas y el descenso generalizado de las temperaturas sean las protagonistas meteorológicas de la semana. Una buena noticia aún pendiente de confirmar, pero que podría poner freno al prolongado episodio sin lluvia apreciable que venimos arrastrando en numerosos puntos del sur peninsular desde finales de abril. Aún habrá que esperar.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
Publicado el
23 de agosto de 2019 - 07:00 h