“Bretón denunció la desaparición de sus hijos antes de llegar al parque”

Piedrabuena sale de comisaría después de pasar por los juzgados FOTO: MADERO CUBERO

14.48. Finalmente, y tras la renuncia de las partes a varios testigos, concluye la sesión de hoy. Finaliza, también, la parte testifical del juicio, que se reanudará mañana con las periciales.

14.46. Concluye el interrogatorio de Sánchez de Puerta sin que haya aportado grandes novedades.

14.42. Sánchez de Puerta quiere saber qué pasó entre Etxeberria y Josefina Lamas cuando el primero llegó a Comisaría a analizar los restos.

14.41. Entra el policía que sustituía a Serafín Castro durante la investigación del caso, una vez que el primero se jubila, el 13 de agosto del año pasado.

14.39. Piedrabuena asegura que él sí tuvo un acercamiento con las dos familias. Relata que le preguntó a la madre de Bretón sobre el paradero de los niños. “La mujer se echó a llorar y dijo, yo me temo lo peor”. Concluye la testifical del comisario.

14.38. Piedrabuena niega que “ningún momento” se presionara a la antropóloga. “El ambiente que yo vi fue relajado en todo momento. En un momento se hizo un silencio sepulcral y la perito dijo que allí se podía hablar”.

14.36. La Fiscalía renuncia al interrogatorio. La acusación particular muestra las fotografías para verificar su autenticidad.

14.35. “¿Le solicitó la señora Lamas el traslado de los huesos a Madrid para su mejor estudio y usted se lo denegó?”. “Yo con esta palabra no he cruzado palabra”.

14.34. Piedrabuena describe cómo fue el trabajo de la forense. “No llegué a cruzar palabra con la perito”, dice.

14.33. El primero en interrogar a Piedrabuena es Sánchez de Puerta. Lo ha pedido él.

14.32. Al parecer, no se interrumpirá el juicio para la comida. Intentarán acabar la vista antes de las 15.30. Es llamado a declarar el comisario Manuel Piedrabuena.

14.30. Siguen compareciendo agentes que custodiaron los huesos. Una responsable del laboratorio dice que se siguió toda la cadena de custodia preceptiva. “En este caso, además, se fotografió todo”.

14.20. Comparece el jefe de la Unidad de Química que supervisó el análisis de los huesos para ver si hubo acelerantes en la combustión. Ha dicho que las pruebas no son destructivas pero que los huesos estaban muy mal estado. Dice que consta en los informes que la muestra número 8, que desapareció, fue reintroducida en una de las cajas.

14.10. Comparece el policía que realizó las escuchas telefónicas del móvil de Bretón los primeros días de la investigación. LLamadas en que relata sus visitas a un burdel, habla con la madre de Ruth y José sin que le dé más pistas del paradero de los niños. Y luego llama a una antigua amiga, Conchi, con la que filtrea. “Se aprecia cómo cambia su tono de voz”.

14.00. El policía que recibió las cajas en el Laboratorio de Química de la Policía dice que las cajas estaban precintadas.

14.00. Son interrogado rápidamente los policías que trasladaron los huesos de Sevilla a Córdoba y luego a Madrid. Y allí, al laboratorio de química. Todos se ratifican en que trasladaron los restos precintados sin imprevistos.

13.50. “La prueba indubitada es que compró los medicamentos el día 27 y que ha dado diferentes versiones”, responde el agente al ser preguntado por Sánchez de Puerta por el Orfidal y el Motiván. “Es un indicio de que se los pudo dar a los niños”, sigue el policía. El juez corta. “Son hipótesis policiales”. El agente prosigue: “El mecanismo de la muerte no lo conocemos. No se puede saber la forma de la muerte. Solo la puede concretar José Bretón”.

13.48. Sánchez de Puerta muestra una nueva fotografía, que sale del informe del doctor Etxeberria. En la foto se ve un diente rodeado de muchos huesos. Sánchez de Puerta quiere saber porqué ese diente está rodeado de huesos en la muestra y el resto separado.

13.46. El agente reconoce que se volvieron a poner en la hoguera los tres huesos que los primeros agentes, de la comisaría de Córdoba, recogieron.

13.45. “¿No es más cierto que a Etxeberria se le mostraron en un bar el día de antes huesos de la hoguera?”. “Eso es imposible”, se indigna el policía.

13.44. El agente asegura que cuando detienen a Bretón, este habla por teléfono con Ruth Ortiz. Sánchez de Puerta reprocha al agente que otros compañeros han declarado lo contrario, que no habló. A preguntas del abogado, el agente responde ahora que fue “antes”. “No intente confundirnos”, dice el agente, que es advertido otra vez por el juez.

13.42. Sánchez de Puerta quiere saber porqué el agente habla ahora de los preservativos hallados en los bolsillos de Bretón cuando lo detuvieron y que no lo hace constar en las diligencias. El policía dice que no lo considera necesario. Sánchez de Puerta reprocha que su intención es la de “satanizar aún más” a su defendido.

13.41. El agente reconoce un error en un acta sobre el trabajo previo del doctor Etxeberria de que no desprecintaron los huesos. El agente dice que sí, que se desprecintaron. “¿Es un error?”, pregunta Sánchez de Puerta. “Es una omisión”, responde el juez.

13.39. La acusación particular renuncia a hacer preguntas. Turno para Sánchez de Puerta, que quiere saber cómo analizó los huesos el profesor Etxeberria.

13.36. El agente relata el viaje de los huesos hallados en la hoguera desde que se encontraron hasta que ahora están depositados en una cámara acorazada de la Audiencia Provincial de Córdoba.

13.34. La jornada de hoy parece que se va a alargar. Los interrogatorios están siendo muy amplios.

13.32. “Etxeberria no tuvo ninguna duda de que eran restos humanos”, dice.

13.30. “La muestra 8 es un cúbito de dos centímetros en estado muy delicado”, asegura. Es el hueso que ha desaparecido.

13.29. La fiscal interroga ahora al policía sobre cómo el doctor Etxeberria analizó los restos, para frenar el probable ataque de Sánchez de Puerta.

13.25. Cuando detuvieron a Bretón lo que llamó la atención a los agentes es que el procesado tenía dos preservativos en el bolsillo. Los agentes, sorprendidos, le preguntaron cómo podía tener ganas de acostarse con una mujer tras la desaparición de sus hijos. “Yo follo cuando me da la gana y con quien me da la gana”, dice que contestó antes de ingresar en el calabozo.

13.22. El policía está describiendo de manera muy minuciosa las llamadas que realizó Bretón el 8 de octubre de 2011 y concluye que “denunció la desaparición antes de llegar al parque Cruz Conde”.

13.20. El agente destaca las “tres horas y media” en las que Bretón está dentro de la finca de Las Quemadillas sin que se sepa qué hace.

13.18. La fiscal pregunta al policía si considera que Bretón es el responsable de la desaparición de sus hijos. El agente declara que sí y describe cómo fue la investigación inicial.

13.17. El agente que declara es ayudante del anterior policía.

13.14. Nos acaban de comunicar que la sesión de hoy se va a alargar hasta la tarde. Entre 15.00 y 15.30 habrá un receso de media hora para el almuerzo. Se reanuda la sesión con la llegada de un nuevo policía.

12.55. No hay más preguntas y tras casi tres horas concluye la declaración del agente. El juez ordena un receso de diez minutos.

12.54. Reposo Carrero quiere puntualizar muchas de las preguntas de Sánchez de Puerta.

12.51. “Imaginemos que hay una llamada diciendo que en la casa tal ha habido un delito. Imaginemos que ese policía llega o mancha. Lo que está primando es ver lo que está sucediendo. En este caso es igual. El acusado no manifestó que había una hoguera. Si se pisó o se topó con ella era lógico”.

12.50. Concluye Sánchez de Puerta pero pide la palabra Reposo Carrero para volver a preguntarle al agente por la hoguera. “¿Para cuadricular la hoguera habría que pisarla, no?”.

12.48. “No existe prueba científica de que Bretón le diera Motiván u Orfidal a sus hijos”, responde el agente.

12.46. Sánchez de Puerta pregunta por la búsqueda de los niños en Villa del Río. El agente reconoce que se hizo y Sánchez de Puerta pregunta que si eran videntes. “Que yo sepa no”.

12.43. “Si su peritación va en contra de la mía, ya vendrá alguien que desempate”, asegura el agente que le dijo Josefina Lamas a Francisco Etxeberria cuando se encontraron en la Comisaría General de Madrid.

12.39. Continúa Sánchez de Puerta que quiere saber si el trabajo policial con los huesos cumplió con la legalidad. El agente se defiende.

12.36. El policía lleva ya dos horas y media declarando. Aún queda la testifical de otras 15 personas más que están citadas para hoy.

12.32. El georradar dio un movimiento extraño bajo la hoguera y se retiró entre medio metro y un metro de tierra de profundidad.

12.30. A preguntas de Sánchez de Puerta, el policía asegura que en la recogida de los restos de la hoguera no había secretario judicial que diera parte.

12.29. Sánchez de Puerta pregunta por el palo que había junto a la hoguera y que en distintas fotografías aparece cambiado de sitio. “Que yo sepa la peritación se hizo sobre la hoguera y no sobre el palo”.

12.27. “Cuando llegaron los primeros agentes recuerdo que dijeron que se toparon con la hoguera” y por tanto pudieron pisarla sin querer.

12.26. “Yo puse la mano en la hoguera, no creo que eso sea manipular”.

12.24. Sánchez de Puerta pregunta si se manipuló la hoguera. “Es que si se está investigando hay que tocar”, asegura el agente.

12.20. Sánchez de Puerta pregunta ahora por los huesos y por la muestra número 8 que desapareció.

12.18. Sánchez de Puerta asegura que lo de “los niños están cerca” cuando el agente estaba sobre la hoguera también se lo dijo a Serafín Castro. “¿A quién se lo dijo?”. “Yo sé que me lo dijo a mi”.

12.15. Sánchez de Puerta pregunta al agente si lo que habló con Bretón lo grabó. “Yo lo anoto todo en mi cabeza”. “Y se acuerda usted perfectamente un mes y medio después”. “Sí”, contesta. “Tiene que tener usted una memoria prodigiosa”, le dice Sánchez de Puerta. “Pues muchas gracias”, responde el agente.

12.14. Sánchez de Puerta le pregunta al policía porqué tardó un mes y medio en reflejar lo que le dijo Bretón en la noche del 10 de octubre. El agente asegura que él en ese momento no lo consideró importante para la investigación.

12.12. El día en que Etxeberria vio los huesos pasó por allí Josefina Lamas y el primero invitó a la segunda a que se quedara allí para ver cómo trabajaba. La policía se negó y se marchó. Concluye Reposo Carrero. Turno para Sánchez de Puerta.

12.11. Bretón escucha a su policía sombra muy pensativo. Apenas lo mira y, muy de vez en cuando, niega imperceptiblemente cuando lo escucha.

12.08. La madre estaba “segura” de que Bretón “le había hecho algo malo” a los niños “a cosa hecha”, según dice el agente que concluyó tras interrogar a la abuela paterna de los pequeños.

12.04. El policía asegura que Bretón les llegó a dar hasta el 17 de octubre cuando lo detienen un total de cuatro versiones distintas sobre cómo perdió a los pequeños.

12.02. El agente asegura que Bretón trasteó en un coche policial en marcha para meterse en el maletero y evitar las fotos de la prensa. Lo consiguió pese a la oposición policial. Bretón lo niega.

11.56. Reposo Carrero pregunta si el policía cree que Bretón tenía su plan diseñado desde días antes.

11.53. El interrogatorio de la fiscal concluye con una pregunta sobre cómo encontraron en la finca el cadáver de un perro. Turno para Reposo Carrero.

11.52. El policía dice que le respondió que no podía ser, que no lo podían poner en libertad pero que eligiera a una persona para que siguiendo sus instrucciones buscara a los niños. “No, eso no”, respondió. Y ahí quedó la conversación.

11.50. El policía describe uno de los últimos registros en la finca, cuando una máquina estaba levantando la tierra del fondo de la piscina. El agente habló con Bretón y le dijo que buscarían a los niños por todos los lados y le recomendó una salida. “¿Quieres una salida? Yo te la doy. Tú consigues que me pongan en libertad y yo en dos o tres meses te encuentro a los niños, vivos o muertos”.

11.48. Al día siguiente de que Etxeberria viera los restos, este policía consultó con el antropólogo Bermúdez de Castro, que llegó a la misma conclusión que el primero cuando los vio: estaban ante los huesos de dos niños.

11.46. “Este señor tenía un conocimiento del medio extraordinario y lo demostró”.

11.45. El agente describe ahora cómo fue el trabajo del forense Etxeberria y cómo les dio una lección. Este perito les mostraba porqué eran restos óseos “de un infantil de seis años y otro infantil de dos años”.

11.41. Tibia protesta de Sánchez de Puerta, apenas audible. El juez insiste en que si se quieren cuestionar las pruebas, será en un recurso posterior pero no en esta vista. No lo va a permitir.

11.39. “Que hubo autorización judicial” para ver los huesos “no podemos discutirlo” porque “así lo dijo el TSJA”, interrumpe el juez Pedro Vela. “Este es un tema ya resuelto que aquí no vamos a discutir”, insiste el magistrado.

11.37. La fiscal pregunta cómo estaban custodiadas las pruebas y cómo se hizo el análisis para intentar bloquear el previsible ataque de Sánchez de Puerta en su intento de que se anule este trabajo pericial, con el argumento de que se rompió la cadena de custodia.

11.36. La compañera de este policía hizo las gestiones con el juez para que al día siguiente a las 10.00 de la mañana se presente en las dependencias policiales para ver los huesos.

11.35. El 13 de agosto por la mañana Etxeberria llamó a este agente y le pidió un correo electrónico para enviarle unas notas de trabajo con respecto a las fotografías. “Me dice que no tenía ninguna duda de que eran restos óseos de naturaleza infantil”. Pero quiere ver si hay restos de los dos niños. “Estoy dispuesto a ir esta tarde mismo si puede ser”.

11.32. El agente describe cómo pidió permiso antes de remitirle las fotografías al forense.

11.30. El agente explica cómo conoció que Etxeberria quería ver los restos óseos de las Quemadillas al haberlos identificado como humanos a través de unas fotografías.

11.27. “Ella pensaba que su hermano no tenía nada que ver y lo manifestaba” pero “en ningún momento habló de los niños pese a ser madre de unos hijos de edades similares”.

11.26. “¿Es cierto que la hermana del acusado no preguntó sobre cómo iba la búsqueda de sus sobrinos?”. “Totalmente”.

11.25. El interrogatorio pregunta sobre los tiempos de Bretón en el parque Cruz Conde, que el agente ve inverosímiles.

11.23. Bretón niega levemente con la cabeza cuando escucha al policía con el que más horas pasó antes de que lo detuvieran.

11.20. El agente asegura que se le vuelve a tomar declaración a Bretón y que éste tuvo la misma actitud que al principio. Entonces se le detuvo. “Yo lo noté liberado”.

11.19. Ese día Bretón le comentó que había quedado con Conchi y el policía le respondió: “Es que yo no estoy para bromas. A mí lo único que me interesa es saber dónde están los niños. ¿Vamos a la finca? Vamos”. “Llegamos, vamos hasta el fondo de la primera parcela y yo me paro encima de los restos de la hoguera. José, ¿te trae algún recuerdo este sitio? No contesta y agacha la cabeza. Te repito, ¿están aquí los niños? Y dice, cerca. Detenedme ya”. El agente describe que entran a la casa y Bretón se sienta en el sofá, agacha la cabeza y pone las manos entre su cabeza. “Le dije a mi compañero que lo observara porque ahí ha pasado algo”. Se marcharon a Comisaría y Bretón se quedó en la finca. “Le dije a mis jefes que este señor ha matado a sus hijos y que está reclamando que lo detengamos. Está en el límite”.

11.16. El interrogatorio llega al lunes 17 de octubre, ya por la mañana. Bretón fue citado en el juzgado para hacer el volcado de su equipo informático.

11.15. Bretón llevó a sus padres a la finca pero al llegar y ver un coche camuflado de la Policía se dio media vuelta y se fue.

11.14. El domingo 16 de octubre el agente recibe una llamada de Bretón diciendo que sus padres han pasado un mal día y que por favor los lleve a la finca.

11.12. “Hay un SMS que le manda el acusado a su hermano diciendo: Me van a detener”. El agente dice que lo normal hubiera sido que su familia le preguntara el porqué pero “no hubo contestación”.

11.10. El policía describe que una vez que dejaron a Bretón en su casa éste se cruzó mensajes con su hermano.

11.07. Bretón no quería ir a la finca por si había periodistas. Fue todo en la noche del 14 de octubre.

11.06. En Navallana los policías perdieron la paciencia con Bretón en su intento por evitar a los periodistas. Bajaron hasta la urbanización El Sol de Alcolea y allí les dijo: “Detenedme ya”.

11.04. El agente describe cómo Bretón los llevó para evitar a los periodistas por todo el término municipal de Córdoba, hasta el pantano de Navallana. “Yo ya no estaba para tonterías”.

11.03. El policía describe cómo se enteró antes por la prensa de que habían encontrado en las cámaras de seguridad indicios de que Bretón llegó solo al parque Cruz Conde.

10.59. El agente buscó el Orfidal y el Motiván de la receta por la casa y no encontraron nada.

10.58. En ese momento, Bretón se puso a gritar a su familia, “que se quedó inmovilizada”.

10.57. “Seguí mirando la receta y cuando acabé volví a mirar a Bretón y ya no estaba allí, se había ido a un saloncito. Estaba inmóvil, muy tenso”. Me dirijo a él y le pregunté: “¿Dónde están las pastillas?”, me contestó “no sé”. “¿Dónde las has comprado?”. “No me acuerdo”. “Ya me dije: las pastillas no me gustan nada”.

10.55. El policía describe el registro en la habitación de Bretón, cuando encontraron un armario lleno de papeles. “En el segundo cajón encontró unos papeles en el sale escribiendo: Soy una mala persona o Ruth no existe”. En esos papeles se encontró la receta. “Él está allí y yo lo miro. No le veo nada raro, ni frío ni calor”.

10.53. Bretón se quejó el 11 de octubre de que los periodistas le perseguían en moto y que tuvo que llegar hasta Fernán Núñez un día para darles esquinazo.

10.52. “Bretón se encaró con el jefe del dispositivo de Policía Científica” cuando el policía le dijo que habían encontrado una mancha de sangre u óxido en la casa.

10.51. El interrogatorio de la fiscal llega al 11 de octubre por la tarde.

10.47. Bretón no fuma pero “tenía mecheros por todos sitios. En el bolso tenía tres”.

10.46. El policía describe cómo Bretón le contó su intento de suicidio en 1997. Según cuenta, una novia le había dejado cuando él estaba ingresado en el hospital con una pierna rota. Entonces, buscó un médico para que le recetara unas pastillas “al que engañó” e intentó quitarse la vida.

10.44. El agente asegura que las conversaciones con Bretón ya “me resultaban dañinas” por lo absurdo. “Se me rompían todos los esquemas”, asegura cuando describe el momento en el que le dijo que dijera dónde estaban los niños y cómo los había matado, y después se iban de putas. “Ah, pues no me parece un mal plan”, insiste que le respondió Bretón, ante su absoluta sorpresa.

10.42. El policía asegura que en la habitación de José Bretón encontraron dos libros: El Resplandor, de Stephen King y Cómo hacer amigos, un libro de autoayuda.

10.41. A Bretón “se le jodió el plan” con sus sobrinos cuando llegó una señora y les preguntó qué hacían solos.

10.40. Bretón le dijo a este agente cómo había probado con sus sobrinos ver su reacción si se quedaban solos. “Fui a su colegio e hice una prueba”, asegura que le dijo.

10.38. “Yo en la calle soy un mierda, pero en mi casa mando yo”. Según el agente, Bretón repitió esa frase “25.000 veces”.

10.36. A las 2.00 de la mañana del 10 de octubre Bretón dice que le trajo a este policía una botella de Barbadillo con dos copas.

10.35. El agente asegura que Bretón volvió a contar su episodio con la prostituta ante otros dos agentes. “Era una conversación tan absurda que yo necesitaba que alguien lo escuchara, porque si no nadie me creería”.

10.34. El policía describe cuando Bretón le contó que había estado en el club de alterne Pekados con una prostituta llamada Roberta. “Mi capacidad de asombro estaba al máximo”, dice el agente. “Sinceramente, era una conversación que no encajaba con el perfil de una persona que había perdido los niños”.

10.33. “Sé que Ruth tiene un diario y se lo he visto”, también le dijo.

10.32. El policía describe el descanso nocturno, cuando los agentes y el acusado se reunieron a comer pizza. “Mis compañeros se sorprendieron al ver al acusado tan jovial”. Uno le dijo: “Porque no tenemos una guitarra, sino se pone a cantar. Él respondió una guitarra no tengo, pero un casette sí”. Entró Bretón a la casa y sacó un radiocasette, pero cuando puso una cinta (se supone que de José Luis Perales) la quitó “porque me trae muy malos recuerdos”, asegura que dijo.

10.29. Bretón le dijo a este policía que en la hoguera había quemado una cabeza de carnero de una barbacoa y un perro que una vez se coló en la parcela y se murió.

10.28. “Intenté hablar de los niños con él pero era un tema que rechazaba”.

10.27. Este agente estuvo ese día con Bretón unas 10 ó 12 horas. Describe sus conversaciones y, sobre todo, cómo descalificaba a su ex mujer. “La gran puta para arriba, la gran puta para abajo”, asegura que la calificaba. El agente le decía: “Piensa en lo que estará sufriendo Ruth”. “Más estoy sufriendo yo”, asegura que respondió.

10.25. El policía dice que trasladó varias veces a Bretón a ver los trabajos en la hoguera. “Allí mostró una actitud muy fría” y asegura que intentó de ver sus reacciones ante los trabajos, pero fueron imperceptibles.

10.24. El agente es preguntado ahora cómo era el dispositivo policial de inspección el 10 de octubre de 2011. El policía siempre estuvo acompañando a Bretón, hablando con él, en el porche trasero de la casa.

10.21. “Rápidamente me percaté que Bretón no quería hablar del tema” de la desaparición de sus hijos.

10.20. Este hombre lleva 10 años buscando a desaparecidos y nunca había visto a nadie con la actitud de Bretón. “El primer sorprendido era yo”.

10.19. “Esta persona, lejos de requerir esta ayuda ya desde el primer momento está mostrando una actitud que está muy alejada de la que he observado en otras personas en situaciones similares”, asegura el agente, experto en atender a familiares que han perdido a sus hijos.

10.16. El policía describe que la hoguera tenía un grueso manto de cenizas.

10.14. El policía describe su llegada a las Quemadillas a las 30 horas de que Bretón prendiese la hoguera. A pesar del tiempo transcurrido, asegura que metió la mano entre las cenizas hasta tocar la arcilla y asegura que tanto tiempo después aún estaba el suelo muy caliente.

10.12. Bretón lleva un rato largo inclinado y hablándole al oído a su abogado, José María Sánchez de Puerta.

10.10. El agente está describiendo cómo se enteró de la desaparición de Ruth y José. Relata más el protocolo policial que se sigue en el caso de desapariciones inquietantes que otra cosa.

10.07. Este policía es jefe del subgrupo de Homicidios de la Comisaría General en Madrid.

10.06. Entra Bretón y se constituye el tribunal. Se reanuda la sesión con la entrada de un policía.

10.02. En unos minutos arrancará la décima jornada del juicio a José Bretón, que ha tenido una entrada accidentada a la Audiencia. El furgón policial que lo traía ha quedado atascado en las cocheras.

Buenos días. A partir de las 10.00 se reanuda la décima sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Córdoba contra José Bretón, el padre de Ruth y José, que se enfrenta a una pena de 40 años de cárcel como presunto autor de su asesinato. Hoy pasarán por la sala de vistas 16 testigos. Entre ellos destaca el comisario que inició la investigación, Manuel Piedrabuena, quien también llevó el caso Marta del Castillo. También pasarán por la sala el comisario jefe de la Unidad Central de Análisis Científicos de la Comisaría General de Policía Científica en Madrid, Antonio del Amo Rodríguez; el comisario jefe de la Brigada Central de los Delitos contra las Personas, Vicente Benéitez; el comisario jefe de la Brigada de Delitos contra el Patrimonio, Jesús Pacheco; un facultativo del Instituto Nacional de Toxicología; una vecina de una calle cerca del Parque Cruz Conde y su hijo, así como más agentes policiales relacionados con el envío y la recogida de los restos óseos entre Córdoba, Sevilla y Madrid.

Etiquetas
stats