Bienvenidos a la Revolución Industrial 4.0: la inteligencia artificial no es el enemigo

Fernández Galindo, Sara Rubio y Moisés Martínez en el coloquio sobre AI | ÁLEX GALLEGOS

La máquina de vapor es un elemento referencial. Su aparición fue lo más destacado, sin duda, de la denominada Primera Revolución Industrial. Entonces, en el cambio del siglo XVIII al XIX, el proceso de modernización se observó de manera negativa. El tiempo ha transcurrido y con éste la forma global de vida: la tecnología ocupa un más que importante espacio en la sociedad. Sin embargo, no ha variado la mentalidad en algunos aspectos. Como un peligro, en cierto modo, es vista hoy por hoy la conocida como inteligencia artificial -AI en sus siglas anglosajonas-. Su presencia es entendida como un riesgo para el empleo, por ejemplo, y sin embargo es una herramienta útil en muy diversos niveles. Es lo que este martes han explicado en Córdoba dos expertos en la materia de la mano de la Universidad de Córdoba (UCO), a través de su programa de Máster MBA, con colaboración de Fundecor.

La sede UCO Idiomas ha sido el escenario de un interesante coloquio acerca de la AI. La cita se ha desarrollado bajo la organización precisamente dentro del programa de Máster MBA, con coordinación de la jornada por parte de Sara Rubio (Fugazzz), y ha contado con dos referentes en el ámbito. El título de la charla ya lo decía todo con anterioridad: La curiosidad que gana al miedo. Como si tocara hablar de nuevo de la maquinaria industrial o de Internet, por citar un ejemplo más cercano -que ya no lo es tanto-. La disertación ha corrido a cargo de Juan Carlos Fernández Galindo, presidente y CEO de la empresa LeoRobotIA, y Moisés Martínez, Artificial Intelligence and Machine Learning Engineer -esto es, a modo sencillo, ingeniero en AI- de Sngular.

Ambos han dibujado una realidad muy alejada de la percibida en la sociedad en torno a la AI. Esto no va de robots humanoides que se rebelan contra las personas. Es todo lo contrario. "Es una manera de presentar la panorámica actual de la industria y cómo va a ser en los próximos años. No es sólo industria, también resolver problemas", ha señalado Moisés Martínez sobre la ponencia. Él ha aportado una perspectiva global, ha querido exponer "qué es la inteligencia artificial y cómo se puede aplicar a lo que vamos a construir". Lo ha hecho con un análisis acerca del funcionamiento de lo que entendemos como robots, de un entorno industrial puro y qué herramientas se utilizan y de las ventajas que ofrece la tecnología en telefonía móvil -caso de los chatbot, como Siri-.

"Si llego a una ciudad y me gustaría visitarla o ir a los mejores restaurantes, puedo tener un asistente virtual. Si nos queremos ir a un proceso industrial, podemos utilizar sistemas para que la producción se analice y se compruebe si es correcta. Si es algo peligroso, como un trabajo de soldadura por ejemplo, probablemente lo pueda hacer un robot y se evita el riesgo laboral", ha argumentado Martínez sobre los beneficios de la AI. En definitiva, nada tiene qué ver la realidad con el mundo dibujado en el género de la ciencia ficción: "Estamos muy lejos de ese concepto que se ve en las películas". Su explicación la ha ofrecido en plena era de la AI, según su pensamiento. "Ya hemos llegado, podemos decir que ésta es ya la Cuarta Revolución Industrial (o 4.0). Estamos en la era de la robótica, de los sistemas industriales", ha afirmado.

Toca por tanto que "la gente acepte el uso de estas tecnologías, que no se vea cómo que va a acabar con los puestos de trabajo y que se pierda también la reticencia a utilizar algo que no esté gestionado por un humano". ¿Cómo se consigue esto? "Enseñando a la gente y explicando lo que hay", ha considerado Moisés Martínez. En la misma línea se ha expresado Juan Carlos Fernández Galindo, especializado en la AI en el periodismo. "El miedo se combate con educación e información. En nuestro perfil de LeoRobotIA llevamos meses explicando cómo se está desarrollando el trabajo en otros países, cómo se está devolviendo valor al periodismo. Hay una labor, que lleva tiempo, de educación e información. Se trata de facilitar el trabajo al periodista", ha apuntado en este sentido el segundo de los ponentes de la charla organizada en Córdoba gracias al trabajo de Sara Rubio (Fugazzz).

La inteligencia artificial y los medios de comunicación

Juan Carlos Fernández Galindo ha explicado que el uso de la AI en periodismo trata de "liberar al periodista de tiempo para que pueda hacer su labor, que es investigar, analizar y buscar el ángulo diferenciador respecto de otros compañeros". "Hoy en día la información es prácticamente la misma en todos los medios. La inmediatez nos ha traído la falta de tiempo para trabajar la información. Si tú automatizas la información básica, aportas tiempo a los periodistas para su labor", ha explicado. Esta idea no es una quimera, más bien todo lo contrario. "Este tipo de herramientas ya existe en el mundo. La primera la inventó una empresa china, que desarrolló hace unos años un robot periodista que escribía en un minuto una noticia financiera de 1.000 caracteres. Hay herramientas como éstas en Estados Unidos y Reino Unido. Le Monde en Francia también tiene una similar, en Alemania… En España, hay alguna herramienta similar, pero lo que hace son plantillas", ha narrado.

En este caso, su empresa, LeoRobotIA, incorpora más de una innovación importante. Su herramienta de AI "es capaz de generarte una crónica en milésimas de segundo y en tiempo real y se está haciendo en castellano". Juan Carlos Fernández Galindo apunta a que desde su empresa ya están "trabajando varios proyectos" y aclara que "todo lo que escribe el robot puede ser editado". Por cierto, que él ha aprovechado para recordar que los robots no existen, o no únicamente, "físicamente" y que "al final todos están hechos por personas y harán lo que las personas quieran". "Todo se pude usar de manera positiva y negativa", ha apuntado. Es como la energía nuclear.

De vuelta al uso de la AI en el oficio periodístico, Juan Carlos Fernández Galindo ha admitido que "el primer obstáculo es que el periodista pueden pensar que el robot le va a quitar el trabajo". "No, esto es apoyar al periodista para que pueda trabajar y aportar calidad a la información. Reuters (agencia informativa) dice que está multiplicando por 20 el número de informaciones con los mismos recursos. Es poder hacer más y mejor con los mismos recursos", ha argumentado. "Ningún robot periodista va a ganar el Pulitzer, pero seguro que sí un periodista utilizando un robot", ha añadido. Su discurso, por cierto, ha deparado una afirmación irrefutable. "Avanzamos igual que pasamos de las máquinas (de escribir) a los ordenadores. Podemos volver a la linotipia. Todo evoluciona y evidentemente facilita el trabajo de las personas. La evolución es así y no podemos hacer nada contra ella", ha zanjado.

Etiquetas
stats