AVRA separa a dos familias de pisos de alquiler tras una paliza y amenazas de un vecino al otro

Un inquilino tiende ropa en su vivienda | MADERO CUBERO

La Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA) dependiente de la Junta de Andalucía, trasladó de una barriada a otra de Córdoba a un vecino de un bloque de pisos en alquiler social de su propiedad que habría dado una paliza a otro y mantenía bajo amenazas a la familia de este.

Así consta en un expediente abierto por la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, que abrió en su momento una actuación para intermediar en este caso, después de que el vecino agredido acudiera hasta este organismo regional. En su queja, el agredido exponía que, desde septiembre de 2016, residía en una vivienda de protección oficial y que “venía siendo amenazado por un vecino, quien le había propinado una brutal paliza”.

Asimismo, consta que “su hija de 14 años (entonces), su esposa y él mismo, tenían miedo después de los hechos”, por lo que desde el mes de abril de ese año,el matrimonio se había trasladado a casa de su suegro y la menor a casa de la abuela “por su seguridad”.

Según señala el expediente del Defensor, el presunto agresor “estaba pendiente de desahucio” y, hasta ese momento, “AVRA (propietaria de las viviendas de alquiler) no había hecho nada al respecto”. El agredido, dice , “solicitaba una vivienda de VPO, donde poder tener una vida normal con su familia”.

Ante esta situación, la Oficina del Defensor del Pueblo solicitó un informe a AVRA, que respondió acreditando la propiedad del bloque de nueve viviendas en régimen de alquiler donde habrían ocurrido los hechos. Una de estas viviendas estaba adjudicada mediante contrato suscrito el 5 de septiembre de 2016 al reclamante -como él mismo había puesto en conocimiento del Defensor- quien tenía en esta vivienda su domicilio habitual y permanente, siendo además presidente de la comunidad de vecinos de la promoción.

El vecino agredido presentó escrito ante la agencia el 26 de abril de 2017 “informando que había sido víctima de una agresión por parte de un vecino de la promoción en la que residía, hecho que denunció ante la Policía y por el cual, según indicaba en dicho escrito, había tenido que abandonar su vivienda”.

El Defensor explica que, tras tener conocimiento de dicha incidencia, “las trabajadoras sociales de AVRA en Córdoba habían trabajado en la búsqueda de posibles soluciones para la resolución del conflicto” y, en agosto de 2017, “se procedió al traslado de la persona denunciada a una vivienda de otra barriada de Córdoba que fue recuperada por la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía en esas fechas”.

De esa manera, la solución a la situación a la que llegó la agencia pública fue que “ambos usuarios del parque de viviendas de AVRA habían dejado de residir en la misma promoción y en consecuencia, deberían estar resueltos los problemas de convivencia” entre ambos.

Etiquetas
stats