La autopsia revela que el niño fallecido en Trassierra murió ahogado

La furgoneta del tanatorio en el lugar de la desaparición en Trassierra | ÁLEX GALLEGOS

La autopsia practicada al chico de 13 años que falleció este martes en Trassierra ha revelado que el menor murió ahogado. Así lo ha confirmado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), después de que los forenses hayan practicado la autopsia al cuerpo en la mañana de este miércoles y confirmen que "el fallecimiento se produjo por ahogamiento". El informe de la autopsia ha sido trasladado al Juzgado de Instrucción número 7 de Córdoba, en funciones de guardia.

Los bomberos fueron quienes encontraron fallecido pasada la medianoche al niño de 13 años que estaba desaparecido desde las 20:30 del martes, tras una excursión por el entorno de los Baños de Popea. El cuerpo del joven ha sido hallado por los agentes en la zona conocida como la Cueva del Fato. Las fuentes señalaron entonces que el joven habría muerto ahogado.

Sobre la 1:00 de la madrugada llegó a la zona el forense de guardia, que fue acompañado al lugar, de muy difícil acceso, por los bomberos y la Guardia Civil. Tras el levantamiento del cadáver, el cuerpo fue trasladado hasta el Instituto de Medicina Legal de Córdoba, donde se le ha practicado la autopsia.

El joven, alumno del instituto IES Colonial de Fuente Palmera, se extravió este martes en la zona de Trassierra. Había asistido a una excursión y se le había perdido la pista en la zona cercana a los Baños de Popea por la tarde. Fuentes cercanas a la investigación han informado de que el grupo de alumnos y profesores participaban en una excursión que les había llevado por los Villares y la zona de Trassierra, cuando han echado en falta al joven. En ese momento estaban cerca del Camino de los Arenales, según informaron fuentes que han participado en las labores de búsqueda.

Etiquetas
stats