Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

La Audiencia ordena seguir juzgando si La Caixa estafó con preferentes

.
La Sección Primera desestima un recurso y deja las manos libres a la juez de Instrucción 3 para seguir adelante una causa contra el subdirector de una sucursal de Córdoba

La Audiencia Provincial de Córdoba ha desestimado un recurso y ordenado seguir adelante con la investigación para tratar de averiguar si el subdirector de una sucursal de La Caixa en Córdoba estafó con participaciones preferentes a dos clientes. El auto de la Sección Primera de lo Penal de la Audiencia determina que “por más que discrepe la parte recurrente no deja de tener sentido en orden de hablar de una posible estafa”. El recurrente es el subdirector de una sucursal de La Caixa en Córdoba y los denunciantes el matrimonio formado por Ángel Ojeda y Rafaela Molina.

Aconsejados por el subdirector de una sucursal en la que habían depositado sus ahorros durante los últimos 30 años, en 2002 esta pareja decidió convertir su dinero en participaciones preferentes. Se trataba de unos 60.000 euros. En octubre de 2010, el matrimonio decide convertir sus participaciones en dinero para comprar un local e informan al subdirector de la oficina. En todo momento, y según la denuncia, este trabajador de La Caixa le dijo a la pareja que el dinero era suyo y que por tanto podría recuperarlo. Según el primer auto de la juez que instruye el caso, el acusado “sigue insistiendo, pese a ser consciente de los graves problemas que se estaban originando a nivel nacional para proceder la venta de participaciones, en la liquidez de las mismas”.

La pareja ya había negociado la petición de una hipoteca con la que, junto al dinero invertido en las preferentes, abonar el coste de compra del local. Sin embargo, todo se complicó en diciembre de 2010 cuando el subdirector de la sucursal les dijo que su dinero estaba “bloqueado” y no podían disponer de él. El matrimonio no lo dudó y en vista a la imposibilidad de recuperar su dinero se fue al juzgado y presentó la denuncia por estafa. La juez la admitió a trámite y llegó a acusar al subdirector, que, sin embargo, recurrió.

Ahora, la Audiencia Provincial ha resuelto desestimar el recurso contra el auto del 15 de noviembre de 2012 y ha ordenado al Juzgado que siga adelante con su instrucción. En su último auto, la juez considera que La Caixa también es responsable civil y por tanto podría hacer frente a la indemnización que lograse la pareja en el caso de que después del juicio oral los tribunales le dieran la razón.

Etiquetas
stats