Aspectos secundarios que también son importantes al elegir un secador de pelo

Una mujer se seca el pelo | PIXABAY

Aquellas personas que no saben como elegir el mejor secador de pelo en base a sus gustos y, por supuesto, en función de las necesidades que tienen, siempre acaban valorando una serie de factores que son de gran relevancia. Un claro ejemplo es el de la potencia de los modelos, así como las velocidades que tienen disponibles.

Sin embargo, suelen ser pasados por alto diversos aspectos que consideran secundarios. ¿El resultado? La decepción no tarda en apoderarse de hombres y mujeres que ven cómo, a pesar de tratarse de una buena unidad, no es la mejor de todas a causa de algunas carencias o características no demasiado positivas.

Impedir que ello también te suceda a ti es una tarea más que sencilla, debiendo simplemente valorar los detalles que leerás en las próximas líneas antes de proceder a la compra del secador de pelo. Solo de esta forma acertarás al cien por cien en la adquisición llevada a cabo.

Longitud del cable

Se trata sin duda alguna del factor que más suele ser omitido por los usuarios de hoy en día, quienes acostumbran a dejarse llevar por otras características que consideran más importantes. En tal caso la incomodidad acaba haciéndose patente.

Ciertamente en todo cuarto de baño acostumbra a haber un enchufe cerca del espejo. Pero algunas marcas lo aprovechan para ahorrar costes y dar forma a secadores de pelo con un cable muy escaso en términos de longitud, causando inconfortabilidades incluso en usuarios que no tienen una larga cabellera.

Así pues, conviene que consultes este dato relevante que, en líneas generales, siempre aparece en la ficha técnica de todos los secadores de pelo. En este sentido es reseñable lo en serio que se toman determinadas compañías el hecho de implementar cables que verdaderamente sean largos.

Una muy buena muestra de ello se resume en disfrutar del cuidado del cabello con Babyliss, puesto que muchos de los secadores que desarrolla esta empresa francesa cuentan con un cable de un mínimo de metro y medio, llegando en algunos casos a alcanzar una cifra en absoluto despreciable: casi tres metros en total.

¿Apariencia bonita? ¡Diseño ergonómico!

Puede parecer que no, pero lo cierto es que los secadores de pelo han evolucionado bastante a lo largo de las últimas décadas. Más allá de aspectos relacionados con la tecnología en sí, merecen una mención especial aquellos que hacen referencia a la apariencia de dichos aparatos.

Los fabricantes cada vez tratan de dar forma a unidades más futuristas que entren por los ojos a los consumidores, logrando así elevadas cifras de ventas. En efecto, algunos de estos diseños tan llamativos y estrafalarios son cómodos, pero no todos resultan confortables.

Es imprescindible que al comprar un secador te cerciores de que su diseño es totalmente ergonómico, independientemente de si tus manos son grandes o pequeñas. Para tal fin no solo entra en juego la forma, sino también el peso del modelo que tienes entre ceja y ceja. Una considerable cifra de gramos impedirá que puedas estar secándote la cabellera durante muchos minutos.

Posibilidad de desmontar el filtro

Como todo aparato tecnológico relacionado con la salud y la belleza que se utiliza a diario tarde o temprano el secador acaba acumulando una cierta cantidad de suciedad que ha de ser convenientemente limpiada si se quiere preservar el buen funcionamiento de la unidad.

Dicha tarea resulta bastante complicada en algunos secadores, mientras que en otros se convierte en coser y cantar. ¿En qué modelos exactamente? En concreto aquellos que implementan un filtro que puede ser desmontado sin dificultades.

En él se van acumulando los elementos indeseados para que, en cuestión de un par de minutos, sea desmontado y debidamente limpiado, volviéndolo a insertar a posteriori en el secador para que su efectividad secando el pelo sea idéntica a la que ofrecía al estar recién salido de fábrica.

Inclusión de boquillas

Los secadores de pelo muy asequibles no suelen incluir accesorios, pero otros de gama más alta sí ponen a disposición de los consumidores ciertos elementos extra. Algunos son completamente prescindibles, pero otros pueden llegar a serte de gran ayuda. Dentro de estos últimos se encuentran las boquillas.

¿Sabías que con ellas puedes secarte el pelo de manera mucho más eficiente? Así es, sobre todo si lo tienes bastante largo. En tal caso con el secador sin boquilla sueles requerir sesiones que abarcan un considerable periodo de tiempo, pero al tratar individualmente cada mechón concentrando el caudal de aire la cantidad de minutos se reduce notablemente.

Teniendo en cuenta todos los aspectos secundarios que han sido mencionados no tendrás dificultades a la hora de hacerte con el mejor secador de pelo, es decir, aquel modelo que se adaptará perfectamente a tu tipo de cabellera y te proporcionará rápidas a la par que gratificantes sesiones de secado sin ocasionarte ningún tipo de incomodidad.

Etiquetas
stats