¿Cómo 'armoniza' la cerveza con el queso en un patio de Córdoba?

Cata de cerveza y queso en el patio de las Campanas | MADERO CUBERO

Nueve quesos, tres cervezas, un patio de Córdoba y una veintena de comensales. Su reto: descubrir la armonía, mejor que el maridaje, entre la cerveza y el queso. Y encima hacerlo en un lugar privilegiado, en el que el calor es menos intenso con el atardecer, como la Casa de las Campanas. Este es el fin principal de esta cata, patrocinado por Cervezas Alhambra.

Pongamos una cata al azar. En el Patio de la Casa de las Campanas, Raúl Ruiz Navarro, de Casa Danielle, y Daniel Romero, de Cervezas Alhambra, son los maestros de ceremonias. Raúl presenta los quesos, nueve y todos producidos artesanalmente en Córdoba. "Apuesto a que no han probado ni la mitad", bromeaba Raúl, sobre el probable desconocimiento de los 20 afortunados comensales dispuestos a descubrir la armonía entre el queso y la cerveza. Mientras, Daniel preparaba unas copas artesanales, sobre las que se han tallado las celosía de la Alhambra original, y enfriaba las cervezas.

Los quesos, de menor a mayor sabor, esperaban su descubrimiento. En primer lugar un queso fresco de leche de cabra de Zuheros, muy popular, para seguir con otro de Pedroche con una corteza de curiosas formas que se genera sin molde, sino que se cuece de una manera natural, detallaba Raúl, acompañado de otro más de la zona. Este queso era producido exclusivamente para "autoconsumo" por una familia de Pedroche. Para continuar con dos peculiaridades de El Viso, como romero y pimienta.

Mientras, la cata se riega con tres especialidades de Alhambra: la especial, la 1925 y la nueva, la roja, todas artesanas también, producidas en la fábrica que la compañía aún mantiene prácticamente en el centro de la ciudad y a apenas dos kilómetros del monumento más representativo de Granada.

La cata de quesos continuó con un giral de Zhueros, muy intenso, para seguir con otro de Fuente Palmera de una quesería que no para de ganar premios mundiales, el último en Canarias. Y concluir con dos sorpresas muy intensas, un queso cordobés, muy intenso, y la crema Almodrote, fabricada en Los Pedroches, "muy intensa, con cierto picor, te llena la boca de sabor, y es ideal para aperitivos en tostas o con picos", concluía Raúl.

"Esto es una experiencia sensorial", detallaban los dos maestros de ceremonias. "No se trata solo de unir queso y cerveza, sino de mucho más. Armonizarlos", concluían, entre las flores de la Casa de las Campanas.

Etiquetas
stats