El alcalde reúne a los portavoces para intentar cuadrar el presupuesto

Nieto, ante la bancada de la oposición, en el último debate sobre el estado de la ciudad. FOTO: MADERO CUBERO
Nieto propone un acuerdo con UCOR, IU y PSOE para garantizar la estabilidad de las cuentas municipales, que tienen el gran problema del descuadre presupuestario de la Gerencia

Objetivo: cuadrar el presupuesto municipal. El alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, ha sentado hoy en su despacho a los portavoces de los tres partidos de la oposición en el Ayuntamiento (Juan Miguel Alburquerque, por UCOR, Francisco Tejada, por IU, y Emilio Aumente, en sustitución de Juan Pablo Durán, por el PSOE) para invitarlos a un acuerdo que considera vital para garantizar la estabilidad económica del Consistorio.

Nieto les ha dibujado el escenario económico que actualmente maneja el Área de Hacienda a los tres portavoces y les ha propuesto que se sumen a un acuerdo que también quiere alcanzar con los sindicatos. El regidor pretende no quedarse solo en la toma de decisiones que tiene que asumir a partir de ahora y antes del 31 de diciembre de este mismo año para cuadrar el presupuesto municipal. Por eso, ha tendido la mano a los tres grupos políticos y también tiene previsto reunirse con las distintas fuerzas sindicales con representación en el Ayuntamiento. De hecho, antes de verse con los portavoces políticos se sentó con el secretario provincial de CCOO, Rafael Rodríguez.

El gran problema al que se enfrenta el Ayuntamiento es qué hacer con la Gerencia Municipal de Urbanismo. El organismo autónomo no sólo tiene que enjugar el déficit acumulado en este año (se habla de más de cinco millones de euros) sino que tiene que llegar al año 2015 con superávit, algo que a estas alturas parece más que complicado. El servicio de Intervención ya ha alertado al equipo de gobierno del riesgo que sufre si no aumentan los ingresos espectacularmente en la Gerencia o por el contrario toma medidas más dolorosas: un gran ajuste del gasto que pasa, inevitablemente, por el capítulo de Personal. Hacienda argumenta que esta vez está atada de manos y que no puede hacer transferencias corrientes a la Gerencia porque no se lo permite el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

La oposición le ha dicho al alcalde que no piensa pactar el despido de ningún trabajador y que a priori con quien tiene que alcanzar los acuerdos el alcalde es con los representantes de los empleados municipales. Sin embargo, los portavoces se han comprometido a trabajar e incluso plantear propuestas y alternativas.

Actualmente, todos los organismos municipales salvo la Gerencia de Urbanismo tienen cerradas y hasta aprobadas sus cuentas para el próximo año. En Urbanismo aún están trabajando en ver qué fórmula puede ser la menos traumática para acometer un nuevo presupuesto que enjugue un agujero económico muy difícil de digerir. El alcalde ya habló ayer de que “se intentará hacer el menor daño posible” a la vez que insistía en que haría todo lo que estuviera en su mano por “salvar la Gerencia”. Mientras no se apruebe el presupuesto de la Gerencia, el Ayuntamiento no puede aprobar el suyo, algo que tiene que ocurrir antes de que finalice el año. Hacienda está apretando el acelerador para que así sea, pero está siendo frenada por el obstáculo que supone Urbanismo.

Además de la situación en la Gerencia, en la reunión se habló de la situación en el Instituto Municipal de Desarrollo Económico (Imdeec), en vías de desaparición, de la privatización temporal de la mayor parte de la empresa municipal de cementerios (Cecosam), de la empresa municipal de suelo Procórdoba (cuyos seis trabajadores llevan sin cobrar desde el verano) y del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en el Instituto Municipal de Deportes, que afecta a 20 trabajadores.

Etiquetas
stats