Alarma ecológica: la sequía deja los Baños de Popea bajo mínimos

A la izquierda, los Baños de Popea en 2016 y a la derecha, estado actual en 2019

La sequía comienza a acuciar a algunos lugares de la provincia. Tras el mes de octubre más seco desde 1995, las lluvias de este fin de semana tampoco es que hayan tenido demasiado efecto y el impacto se empieza a notar a simple vista.

Un ejemplo es el estado actual de los Baños de Popea, un espacio natural de pequeñas cascadas y saltos de agua alternados con pequeños remansos que sigue el curso del arroyo Molino, cercano a la desembocadura del río Guadiato, y que está prácticamente seco, convertido casi en un lodazal.

Este paraje, en un entorno declarado Reserva Natural Fluvial, se ubica en el tramo final de los arroyos Bejarano y del Molino, en las proximidades a la barriada de Santa María de Trassierra. La fuerza del agua por esta zona fue aprovechada siglos atrás, como muestran los vestigios de molinos, aunque en estos momentos no se escucha ni siquiera el rumor de la misma.

Estos días, lo que más resuena son los resoplidos de los senderistas que pasean por la zona, que suelen sacar sus móviles para captar la desoladora imagen del paraje por los efectos de la falta de agua.

Etiquetas
stats