Adiós al 2016 con tiempo estable

.

Un año se va y otro año nuevo está a punto de llegar. Nochebuena y Navidad han estado dominados por los cielos claros y temperaturas agradables durante el día, una tónica que dominará si cabe aún más durante la última semana que despida a 2016.

El de Azores se dejó caer sobre los dominios peninsulares para saludar al cambio de estación y quiere acompañarnos al menos hasta la medianoche que vea nacer el nuevo año. Una última semana que ya verá crecer los días (tímida e imperceptiblemente aún) con el Sol brillando sobre el horizonte. Días típicos del inicio de invierno propicios para favorecer la inversión térmica, mandando durante la noche las frías capas medias de la atmósfera hasta la superficie.

Las consecuencias, mañanas frías y tardes agradables de paseo al Sol. Se despide además el año con poco frío en altura, lo que está dejando registros de temperatura más bien elevados para la época del año que toca y que podrá dejar el mercurio por encima de los 20 grados durante la tarde del lunes. Una tendencia que la estadística dicta debería romperse al inicio de enero, mes heladero y de nieve al acecho. Baste recordar las fechas de las últimas nevadas vistas sobre la capital, 10 de enero de 2010, 25 de enero del 2007 y 29 del mismo mes para el 2006.

Entramos hacia enero del 2017 con tiempo estable y cálido para las fechas, una tendencia que debería romperse según veamos avanzar los primeros días del año. Al norte del norte anda cociéndose el primer desalojo frío serio del invierno y aún es pronto para aventurar si Iberia será agraciada, pero la estadística manda y según llegue Reyes habrá que echarle un ojo al paragüero.

Etiquetas
stats